Carl Jung cristina Durán Barba Hegel Heráclito Macri teoría de los opuestos

MANTENER AL CUCO CON VIDA

 “No nos une el amor sino el espanto”
 (Jorge Luis Borges, poema “Buenos Aires”)
                               Un Jorge Lanata como pocas veces enojado, se quejaba en su programa televisivo: “Yo lamento que Cristina esté libre y lamento más que el gobierno de Macri especule con eso”.-
                               En la política, como en la vida, lo que uno no puede alcanzar por significación propia, tal vez pueda lograrlo por oposición a otro.- Es lo que se denomina filosóficamente como “teoría de los contrarios” o de los “opuestos”.-
                               Heráclito, el filósofo griego que vivió cinco siglos antes de Cristo, entendía que el universo está expresado en una tensión que se genera entre opuestos.- Así, la salud se opone a la enfermedad,  la juventud a la vejez, la riqueza a la pobreza, la fuerza a la debilidad, la vida a la muerte, etc.- La lucha entre contrarios gobierna todos los reinos del ser, constituyendo el mundo un equilibrio dinámico entre contrarios.- Finalmente, la unidad entre ellos se logra a través de un “logos” ordenador, que es dios.-
                               Para la milenaria filosofía taoísta, existen dos fuerzas que se contraponen en el universo, el “yin” (pasiva) y el “yan” (activa), y una tercera que las concilia, el “tao” o fuerza superior.-
                               Hegel fue el pensador moderno que más desarrolló la teoría integral de la contradicción, que de alguna manera sustentó la ideología marxista de la “lucha de clases” y de los antagonismos sociales.- Hegel, integraba su tesis con la final “unidad de los contrarios”, lo que llamaríamos la conciliación hegeliana.-
                               En el ámbito de la mente, el psiquiatra Carl Jungsostiene el principio de los opuestos, cada deseo sugiere inmediatamente su opuesto, si tengo un pensamiento positivo no puedo dejar de tener el opuesto, para saber lo que es bueno debo conocer lo malo.-  Es la oposición lo que crea el poder, si el contraste es fuerte dará lugar a una energía poderosa, si es débil provocará una energía pobre.- Sostiene  finalmente, el principio de la entropía, la tendencia de los opuestos a atraerse entre sí.-
A un año de las legislativas, el gobierno debate su estrategia
                               Jaime Durán Barba no es griego como Heráclito, no creo que cultive la vida taoísta como los chinos, tampoco es filósofo como Hegel, ni fue discípulo de Sigmund Freud cómo Carl Jung, pero ha sido el gurú que llevó a Macri a sucesivas victorias electorales, muchas de ellas contra todos los pronósticos y con estrategias propias en las que nadie creía.-
                                Entonces, a pesar de sus tantas declaraciones políticamente incorrectas y a veces insólitas para una persona de su nivel intelectual, habrá que prestarle atención cuando recomienda un camino.-Se dice que es el ecuatoriano el ideólogo de la estrategia de mantener “políticamente” viva a Cristina.-
                               La táctica política de los opuestos no es nueva, muy por el contrario, son muchos los gobiernos que optaron por el principio de las contradicciones para realzar su propia gestión.- Para ello, eligieron enemigos contra los cuáles gobernar, de manera tal que la convocatoria a la sociedad se centraba en la lucha contra los malos.-
                               Esta fue la metodología preferida del kirchnerismo, que a falta de una fuerza opositora de envergadura que pudiera realzar su propia gestión,  eligió sus enemigos desde fuera de la política, tales como la oligarquía del campo, los medios hegemónicos, la justicia antidemocrática, los fondos buitre.- La estrategia fue exitosa, obviamente hasta que perdió credibilidad por su monocorde reiteración.-
La teoría de los opuestos, es una vieja táctica política muchas veces exitosa
                               La pregunta es cómo se configura la fortaleza de este gobierno hacia adelante, cuál es su capacidad de mantener la adhesión popular lograda en las urnas ante las medidas de ajuste y la inflación, y cuál es su proyección para las elecciones de medio tiempo.-

                               Hay que decir que el Pro nació sin gran bagaje teórico ni sustento popular.- Aún hoy sus principales figuras practican una suerte de pragmatismo bondadoso, muy difuso para constituir una base sólida de gestión política.- Entonces, careciendo de un  relato épico potente que genere entusiasmo y concentra adhesiones, a Macri le queda el mismo camino que recorrió para ganar la Presidencia de la Nación en 2015: aprovecharse de la  fuerza de su opuesto.-
                               Recordando a los teóricos mencionados, tengo para mí que la construcción estratégica de Durán Barba se sustentó precisamente en la teoría de los contrarios.- Si no tengo una propuesta propia que me autogenere popularidad, mi subsistencia política está condicionada a la existencia de mi opuesto, y, de tal modo, mi fortaleza será directamente proporcional a la fortaleza de mi contrario.-
Si en 2015 nos unió el espanto, ¿por qué no repetir en 2017?, sostiene Durán Barba
                               Entonces, ¿por qué matar al cuco que generó la reacción social que condujera las voluntades del sufragio hacia mi propia fuerza política? Si no nos une el amor, pues que el espanto lo haga.-
                               En octubre de 2015 sólo un sector votó positivamente en favor de Macri, la mayor parte del electorado lo hizo en contra de Cristina, votaron por lo que ya no querían en función de gobierno: autoritarismo y mega corrupción.-
                               Antes que saber lo que quiere, muchas veces a la gente le resulta más  fácil conocer lo que no quiere.- Y es precisamente lo que Macri representó en las elecciones pasadas, la contracara de lo que la gente no quiere.-
                               Parafraseando a Heráclito, quien sostuvo que “todas las cosas suceden según discordia y necesidad”, es más que evidente  la necesidad gubernamental de mantener la discordia con Cristina, porque de esa manera repetirán la experiencia de 2015 en las urnas.-
                               El dilema principal de este tiempo político e institucional sigue siendo el combate entre lo que fue e intenta sobrevivir y lo que es y quiere consolidarse.-
Desde los despachos oficiales se puja por mantener políticamente viva a Cristina
                               Para que viva Macri no debe morir Cristina, para que el Pro y Cambiemos se consoliden no debe desaparecer el kirchnerismo, para que las medidas de ajuste sean soportadas no debe olvidarse la mega corrupción de los de Santa Cruz, para que la impronta republicanista florezca debe estar presente la propuesta populista.- En suma, el lobo kirchnerista es esencial para que, como en el cuento, la caperucita macrista salve a la abuelita.-
                               Mientras más aparezca y se agite el cuco de la vuelta de Cristina, mayores chances tendrá el gobierno de sostener su credibilidad ante los vastos sectores que verían la posibilidad del regreso como una vuelta al infierno.-
El progreso de la variante menos carnívora del peronismo, corre el riesgo de diluir la opción contradictora
                               El peronismo está siempre en reciclaje perpetuo, nunca termina de hacerse cargo de sus propios fracasos y acaba trascendiéndolos con un simple cambio de ropaje.-
                                La consolidación de su variante menos carnívora, con dirigentes como Massa o Urtubey, que tienen más puntos en común con Macri que con Cristina, tenderá a diluir la contradicción política, los votos pueden escapar hacia variantes parecidas y el gobierno perder el usufructo de la polarización.-
                               Muy a pesar de Lanata y Lilita, la cárcel para Cristina y su desaparición política no es lo que más le conviene al gobierno, que todavía conserva un hándicap importante que en bandeja le entregó la pasada gestión.-
                               Durán Barba sabe que, por ahora, no es el amor a Macrilo que unifica su electorado, sino el espanto a Cristina.- Si esa fue la estrategia ganadora en 2015, ¿porque no repetirla en 2017? Resultaría si la ex presidenta permanece en libertad y sería completa si fuera candidata.-
                               El riesgo es que no resulte suficiente el espanto,  a un año todavía de las elecciones de 2017 y con problemas acuciantes sin resolver.-
                                               Jorge Eduardo Simonetti
*Los artículos de este blog son de libre reproducción, a condición de citar su fuente
                              
                              
                              
                              
                              
                              
                              

Jorge Simonetti
<p>Jorge Simonetti es abogado y escritor correntino. Se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste. Participó durante muchos años en la actividad política provincial como diputado en 1997 hasta 1999 y senador desde 2005 al 2011.</p> <p>Se desempeñó como convencional constituyente y en el 2007 fue mpresidente de la Comisión de Redacción de la carta magna. Actualmente es columnista en el diario El Litoral de Corrientes y autor de los libros: Crónicas de la Argentina Confrontativa (2014) ; Justicia y poder en tiempos de cólera (2015); Crítica de la razón idiota (2018).</p>
https://jorgesimonetti.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *