Frank Underwood HOUSE OF CARDS legislador legislatura correntina poder legislativo Presidente E.E.U.U.

HOUSE OF CARDS

LEGISLADOR A LA CRIOLLA.- Carlos Scartascini, economista principal del Departamento de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se pregunta si podría existir un Frank Underwood en nuestro continente.-
                              Frank, protagonizado por Kevin Spacey en la serie norteamericana de Netflix, “House of Cards”, es un congresista que ha acumulado un gran poder en sus funciones.- Con sed de venganza por no haber sido designado Secretario de Estado, utiliza sus perversas habilidades de manipulación para terminar controlando el Capitolio y dirigiendo muchas de las decisiones del país.-
                               En la tercer temporada de la afamada serie, Underwood termina siendo el Presidente de los E.E.U.U..- Es que, tanto en la realidad como en la ficción, las posiciones de jerarquía y liderazgo en el Congreso del país del norte, resultan cruciales para el ejercicio de poder e influencia.-
                               Tal como Frank Underwood en la ficción, Barack Obama y Joe Biden en la realidad, terminan siendo Presidente y Vicepresidente de los E.E.U.U. a partir de sus respectivas carreras como legisladores.-

                               Ser congresista allá, es no sólo estar ubicado en una posición de poder institucional formidable, sino también en casi la mejor plataforma de lanzamiento para llegar a la Presidencia.- El Congreso norteamericano tiene poder, es un actor fundamental en las decisiones cruciales de la nación, lo cual es un dato central de la política estadounidense.-
                               Si permanecemos en el continente, pero nos cambiamos a la parte latinoamericana del mismo, vamos a ver que las cosas son muy distintas.- El hiperpresidencialismo que campea en casi todos los países de la región, ha relegado a los poderes legislativos al ejercicio de un papel absolutamente secundario, en el que los legisladores son apenas un número a la hora de contar los votos para aprobar las iniciativas que casi siempre vienen del poder ejecutivo.-
                               La Argentina de hoy representa un caso paradigmático y casi patológico de la debilidad de un poder democrático, el legislativo, que sólo funciona para lavar los propósitos del Poder Ejecutivo.- 
                               En nuestro Congreso Nacional, aunque parezca mentira, no se hacen sesiones ordinarias, las únicas que se realizan son las especiales, es decir las que tratan únicamente lo que Cristina decide.- Los proyectos de diputados y senadores, bien gracias.-
                               El parlamento nacional y las legislaturas provinciales han perdido casi absolutamente esa cualidad republicana, para ser en algunos casos simples “escribanías” de decisiones adoptadas en ámbitos ejecutivos, y en otros un lugar de debate de cuestiones poco importantes o hasta intrascendentes para la sociedad y el estado.-
                               Obama debe negociar arduamente con las poderosas comisiones del parlamento yanqui, la aprobación de cuestiones fundamentales como su ya famosa reforma sanitaria o los presupuestos de cada año.- En la Comisión de Defensa del Senado norteamericano, se discute verdaderamente la política de defensa del país, lo mismo en la Comisión de Sanidad Pública la reforma sanitaria, o en la de Presupuesto, el monto de los gastos del estado.-
                               En Argentina, simplemente basta con una “orden” de Cristina, para que se apruebe todo lo que ella quiere, desde la reforma de toda la legislación civil, procesal penal, el presupuesto, y cualquier norma importante.- El “levantamanismo” legislativo es la impronta vigente hoy en nuestro país.-
                               Por ello decimos que hoy el legislador es un “número”, las políticas públicas no se debaten  en el ámbito del Poder Legislativo, al que se le ha dado en llamar despectivamente “escribanía”, porque se limita a darle forma institucional a decisiones adoptadas en otros ámbitos.-
                               Un legislador no es importante, es un personaje secundario, absolutamente marginal en la vida institucional del estado argentino.-
                               Y esto no sólo pasa en el ámbito federal.- También sucede en casi todas las legislaturas provinciales, incluida la de Corrientes.-
                               Hay que decir que en nuestra Provincia, se le agrega un aditamento más a las causas de una devaluada imagen del legislador, que probablemente sea común en el resto.- La falta de capacitación es patética, salvando honrosas excepciones.- De los legisladores no se conoce siquiera si son especialistas en algún área de la compleja labor legislativa.-
                               Sabemos que el enciclopedista, el que todo lo conoce, no existe en el ámbito legislativo, tampoco es creíble que exista.- Pero lo que sí se sabe que hay muchos que no son especialistas en nada,  y eso es grave para el sistema.-
                               Las páginas web del Senado y de la Cámara de Diputados de Corrientes, son absolutamente insuficientes para la identificación de cada legislador individualmente, su curriculum, sus proyectos, la calidad de los mismos, su aporte a los trabajos de comisión y a las sesiones.- El nombre del legislador y su correo electrónico, son los datos de la nada.-
                               La mayoría son casi inexistentes a la hora de marcar presencia pública, por su labor legislativa, por su dedicación, por su trabajo, por sus conocimientos, por la trascendencia de sus aportes.-
                               De allí es que, lamentablemente, la intrascendencia de la legislatura correntina, aunque duela decirlo, es marcada, y el Poder Ejecutivo es el que señala la agenda pública, casi exclusivamente.-
                               Es poco entendible, entonces, y siempre dejando a salvo las excepciones que precisamente brillan en un panorama mediocre, que de los veinte cargos que se eligen en Corrientes el próximo  5 de julio (entre diputados y senadores), catorce se presenten para la reelección.- La lista sábana lo permite, y en ella pasan justos y pecadores.-
                               Si un cargo legislativo en la Nación sirve de poco para tener verdadera incidencia institucional, en nuestra Provincia menos aún.- Entonces,  ¿puede un legislador correntino llegar a ser Presidente de los E.E.U.U.?
                               La respuesta obvia es que no, por razones de nacionalidad.- Pero la pregunta que hacemos es metafórica, transpolando la insignificancia institucional de un legislador de estos pagos, con el peso específico de un legislador norteamericano cuya gestión puede permitirle ocupar el sillón de George Washington.-
                               A más de treinta años continuados de ejercicio democrático, considero que es más que el momento adecuado para que comencemos a afinar las prácticas electorales, intentando divisar a los más preparados y capaces a la hora de depositar nuestro voto.- Obviamente, también para ello hay que cambiar leyes, pero fundamentalmente hay que cambiar prácticas y conceptos.-
                               No es mala idea que, previa a la oficialización de candidaturas, se llene un “múltiple choice” básico.- Que el sayo se lo ponga al que le caiga.-
                               Con toda la fuerza de su referencia simbólica, a la pregunta: ¿puede un legislador correntino llegar a ser Presidente de los E.E.U.U.?, mal que nos pese, la respuesta es:  no, no puede.- Obviamente, nos referimos al sillón de Ferré.-
                                                                   Jorge Eduardo Simonetti
 

                               http://www.ellitoral.com.ar/es/articulo/364547/House-of-Cards

                                

 

 
Jorge Simonetti
<p>Jorge Simonetti es abogado y escritor correntino. Se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste. Participó durante muchos años en la actividad política provincial como diputado en 1997 hasta 1999 y senador desde 2005 al 2011.</p> <p>Se desempeñó como convencional constituyente y en el 2007 fue mpresidente de la Comisión de Redacción de la carta magna. Actualmente es columnista en el diario El Litoral de Corrientes y autor de los libros: Crónicas de la Argentina Confrontativa (2014) ; Justicia y poder en tiempos de cólera (2015); Crítica de la razón idiota (2018).</p>
https://jorgesimonetti.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *