bibicleta Columna Simonetti cuarentena solidaridad social

UNA BICICLETA PARA MANUEL

EN HOMENAJE A TODOS LOS MANUELES(ficción o realidad: no importa)

                               ¡Doctorazooo! El vozarrón inconfundible me sacó de mis pensamientos mientras caminaba por la costanera. El sol comenzaba a entibiar la fría mañana de un mes de julio de quince años atrás.

                               ¡Doctorazooo! No podía ser otro que Manuel, esa magnífica persona que había conocido cinco años antes en la Municipalidad. Yo ingresaba como funcionario y él trabajaba ya como personal de servicio de la oficina.

                               Se agolparon mis recuerdos. Manuel era un tipazo, bastante callado, servicial y con un algo que lo destacaba: la serena dignidad que trasuntaba en sus actos, en sus palabras, en sus silencios. Calmo, con esa calma que sólo pueden tener los que están en paz consigo mismo y con los demás.

                               Me di vuelta y le estreché la mano. Estaba montado en una bicicleta “aerodinámica”, llena de adornos y espejos. Al frente una canasta: ¡Tengo los mejores chipás de Corrientes! Mientras me comía uno, me contó que no le habían renovado el contrato municipal y que, desde hacía tres años, se dedica a hacer y vender esa delicia correntina, mientras su mujer quedaba con sus tres hijos, atendiendo su pequeño kiosko en la casa de barrio.

                               Hasta ahora, lo volví a ver varias veces, siempre sorprendiéndome con sus chipás y sus ¡doctorazooo! Debo confesar que era ésto era lo único que me irritaba un poco de Manuel, ese grito que ponía mi título en evidencia. Pero bueno, así era Manuel.

                               Ayer recibí un whatsapp de él, estaba en problemas, quería hablar conmigo. Llamada de por medio, me contó que tenía una lista de clientes y que a través del chat recibía pedidos y los llevaba a la casa de cada uno en su bicicleta. Era “su” manera de esquivarle al hambre en tiempos de cuarentena.

                               Pero que hacía una semana le habían secuestrado su bicicleta, su “aerodinámica” bicicleta, por violar la cuarentena, mientras hacía su reparto. Me contó que ya lo habían advertido con anterioridad, pero que no le quedaba otra.

                               Por primera vez en veinte años, Manuel me pedía algo: un préstamo para comprar los insumos para fabricar sus chipas. Los iba a repartir caminando, me respondió cuando lo interrogué. Pero Manuel, ¿no pediste el subsidio del gobierno?, te corresponde, le dije. ¡Eso nunca fue para mí! me contestó luego de un largo silencio.

                               Hasta entonces, pensaba que el virus era socialista,  atacaba por igual a ricos y pobres. Pero, en realidad, la cuarentena no. En mi aislamiento, yo lucho contra el aburrimiento. Manuel, en cambio, luchaba contra el hambre, luchaba por seguir manteniendo su dignidad como en tiempos normales, vivir sin pedir nada a nadie. Y ello significaba salir a vender sus chipás.

                               Sin pensarlo un instante más, tomé la bicicleta de uno de mis nietos, la cargué en el auto, y me llegué hasta la casa de Manuel (esquivando controles). No quería aceptarla, se lo impuse, junto a unos pesos para los insumos.

                               ¿Qué iba a hacer? Me estaba convirtiendo en cómplice de Manuel por violación de la cuarentena. ¿Me iría a entender el juez cuando se lo explicara?

                               No me importaba. Estaba cumpliendo con mi conciencia: ¡una bicicleta para Manuel!

                               EN HOMENAJE A TODOS LOS MANUELES, QUE SON MUCHOS.

                                                                                                   JES

 

 

Jorge Simonetti
<p>Jorge Simonetti es abogado y escritor correntino. Se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste. Participó durante muchos años en la actividad política provincial como diputado en 1997 hasta 1999 y senador desde 2005 al 2011.</p> <p>Se desempeñó como convencional constituyente y en el 2007 fue mpresidente de la Comisión de Redacción de la carta magna. Actualmente es columnista en el diario El Litoral de Corrientes y autor de los libros: Crónicas de la Argentina Confrontativa (2014) ; Justicia y poder en tiempos de cólera (2015); Crítica de la razón idiota (2018).</p>
https://jorgesimonetti.com

2 thoughts on “UNA BICICLETA PARA MANUEL

  1. Una bicicleta para Manuel… Un relato limpio, enternecedor, que muestra una arista de la pandemia y sus coletazos que no son imaginarios sino reales y duelen.
    A,seguir pedaleando con sus escritos sin carátula judicial, doctorazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top