diálogo institucional fondo conurbano bonaerense ingresos brutos negociación con gobernadores pacto fiscal provincia de buenos aires provincias

PACTO FISCAL: CORRIENTES, ¿GANA O PIERDE?

ACUERDO NACIÓN-PROVINCIAS
 “A lo largo del periodo 1950-2010, que cubre sesenta de los setenta y ocho años de existencia de la coparticipación federal, ha sido muy pobre la convergencia de los niveles de vida de las provincias y la ciudad de Buenos Aires”
Juan José Llach, Federales&Unitarios en el Siglo XXI, ed.2013
                               El 16 de noviembre pasado, se ha suscripto un nuevo Pacto Fiscal entre la Nación y las Provincias (excepto San Luis), luego de tironeos y mutuas concesiones.- En la mesa de negociación, la mayoría de los gobernadores eran de un palo político distinto al del Presidente, aunque ello no fue óbice para alcanzar acuerdos.-
                               De eso se trata la democracia, la república y el federalismo: de dialogar, consensuar y cumplir el mandato constitucional.-Un elemento vital hemos recuperado, el diálogo, no como una formalidad del protocolo, sino como un instrumento esencial en la construcción de políticas públicas.-
                               Estamos ingresando al análisis de los temas profundos de la Argentina, que venían siendo pateados “sine die” por una administración kirchnerista que prefirió el federalismo de “amigos” y la política del garrote, para terminar de desbalancear definitivamente el destino de los recursos fiscales en beneficio del gobierno central y su dinámica de reparto discrecional.-
                               De ser actores de reparto dentro de un auditorio de aplaudidores de los discursos presidenciales, los gobernadorespasaron a ser protagonistas fundamentales del destino de sus provincias, en la mesa de discusión común.-
                               Las bases del sistema democrático fueron recreadas, pero ahora debemos analizar cuál es el saldo para la Provincia de Corrientes, teniendo en cuenta que el gobernador Ricardo Colombi suscribió el acuerdo.- ¿Recibimos mucho, entregamos más de lo que recibimos, estamos a ella?
                               El Pacto Fiscal, luego del espaldarazo que recibiera electoralmente el gobierno, constituía una necesidad política del oficialismo.-
El Pacto Fiscal demostró que hemos recuperado el diálogo como instrumento esencial para la construcción de políticas públicas
                               Cambiemos debía consolidarse en la Provincia de Buenos Aires, minando las bases del peronismo bonaerense y golpeando al kirchnerismo dónde más le duele.- Para ello,  precisaba de una solución institucional a un viejo reclamo de todos los gobernadores bonaerenses hasta María Eugenia Vidal: el incremento del Fondo del Conurbano Bonaerense.-  

                               A su vez, los gobernadores demostraban inquietud ante una eventual decisión de la Corte Suprema en favor de Vidal, que fatalmente iba a repercutir en los fondos coparticipables del resto.-
                               Uno más uno, dos.- Macri los reunió a todos, negoció con ellos, y se suscribió un acuerdo que calma las aguas en momentos institucionales decisivos.- A ello, le agregó el propósito de simplificar el sistema tributario, disminuir la presión impositiva y generar condiciones para la creación de empleo en el ámbito privado.- Lo primero, asunto cerrado; lo segundo, está por verse.-
                               En el futuro inmediato, en términos fiscales, podríamos decir que la Nación salió perdiendo recursos, las Provincias alcanzaron un empate y la gran ganadora fue la Provincia de Buenos Aires.-
                               Vidal recibirá de los recursos nacionales, 40 mil millones en 2018 y 65 mil millones en 2019.- Las Provincias eliminan el peligro de una detracción de coparticipación por el fallo de la Corte, y reciben una compensación de igual monto  por la eliminación del artículo 104 de Ganancias.-
De ser actores de reparto dentro de un auditorio de aplaudidores de los discursos presidenciales, los gobernadores pasaron a ser protagonistas fundamentales del destino de sus provincias, en la mesa de discusión común
                               La Nación, terminará haciéndose cargo de los montos a remitir a la Provincia de Buenos Aires, los que, sumados a una previsible caída inicial de la recaudación por la modificación impositiva, podrían alcanzar a la suma aproximada a los 60 mil millones de pesos.- El Ministro Dujovne dice que dicho déficit se enjugará con el ahorro en el Anses, por la modificación del sistema de actualización de jubilaciones.-
                               El Pacto Fiscal es bastante genérico.- La letra chica terminará de escribirse y determinará el impacto real en las Provincias.- De cualquier modo, para Corrientes podemos extraer las siguientes consecuencias:
1°) La discusión sobre una nueva ley de coparticipación se seguirá pateando, por lo que no habrá cambios en los índices.-
2°) Corrientes recibirá una compensación nacional equivalente a lo que dejemos de percibir por derogación del art. 104 de Ganancias y el incremento de asignación específica del Impuesto al Cheque.- ¿Alcanzará?
3°) La Provincia deberá bajar los impuestos a los ingresos brutos y de sellos, en forma gradual en los próximos cinco años.- Nación estima que ello se verá compensado con un aumento de la actividad económica y la generación de empleo genuino, lo que está por verse.-
4°) En materia previsional:
                                a) La Nación se comprometió a financiar los déficit de las cajas previsionales no transferidas; el Ministerio de Hacienda provincial no ha clarificado si el IPS es o no deficitario, aunque suponemos que seguirá ingresando dinero a la Provincia por tal rubro.-
                               b) Se mantiene la exigencia de “armonización” de los sistemas previsionales provinciales a la Nación, pero se eliminan los mecanismos de sanciones por “no armonización” (inciso j).- En buen romance, se leería así: “tienes que armonizar, pero si no lo haces no pasa nada”.-
                               c) En función de lo expuesto en el punto anterior, no sabemos si nuestra ley previsional se mantendrá tal cual (aprovechando la falta de sanciones por “no armonización”), o si habrá que adaptarla a las disposiciones nacionales que no garantizan el 82% móvil para todas las escalas,  establecen un mecanismo de actualización por inflación y eliminan las jubilaciones de privilegio (las de maestros y policías correntinos no lo son; la de legisladores ya no existe).-
5°) Las Provincias deben desistir de los juicios contra la Nación.- Corrientes no figura en el listado de juicios pendientes, desconozco si es porque no lo hemos hecho o porque desistimos con anterioridad (esto habrá que aclararlo).-
6°) Habrán nuevas normas de responsabilidad fiscal, y las Provincias deberán trabajar para que rijan también en los Municipios.-
7°) Las Provincias no deberán aumentar sus gastos reales en los próximos años.-
8°) Adecuación del valor fiscal de los inmuebles al valor de mercado, por lo que es previsible un incremento del impuesto inmobiliario.-
                               En suma, dadas las circunstancias y la recuperación del diálogo en materia de políticas públicas, el Pacto Fiscal significa  un paso adelante en la institucionalidad.-
Para los correntinos es un paso adelante en lo institucional, aun  cuando sus resultados económicos y fiscales sean todavía una incógnita
                               Para Corrientes, significa  algunas ventajas dada su situación de caja previsional no transferida y la eliminación de sanciones por  “no armonización” de la legislación.- Pero también, muchas incertidumbres en lo económico y fiscal.-
                               Cierto es que la discusión acerca de una nueva ley de coparticipación se seguirá posponiendo y que el nuevo Pacto Fiscal no constituye una modificación sustancial del centralismo real que nos rige.- Pero, es un primer paso, es por fin un grito para el lado de la justicia, que esperemos se vaya consolidando a futuro.-
                               Le toca a la Legislatura aprobarlo.- Deberá hacerlo tal cual, porque el mismo no admite modificaciones.- Habrá que aprovechar el envión de Diputados, que pareciera que  quiere hacer en un mes lo que no  hizo en cuatro años.-
La aprobación del Pacto Fiscal sería pan comido en Corrientes, teniendo en cuenta las ofertas de noviembre del “black wednesday” de la cámara baja, que incluye sanción legislativa  sin debate, sin consulta especializada y “a libro cerrado”
                               La aprobación del Pacto Fiscal sería pan comido, siguiendo las ofertas del “black wednesday” legislativo, que supone la aprobación de proyectos importantísimos sin consulta especializada y “a libro cerrado” (palo y a la bolsa), como los Códigos Procesales de Familia, Procesal Penal y Procesal Laboral y la Ley de Educación, con un total de más de 1.500 artículos.- Barato, pero ¿serio?
                                                Jorge Eduardo Simonetti
*Los artículos de este blog son de libre reproducción, a condición de citar su fuente

Jorge Simonetti
<p>Jorge Simonetti es abogado y escritor correntino. Se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste. Participó durante muchos años en la actividad política provincial como diputado en 1997 hasta 1999 y senador desde 2005 al 2011.</p> <p>Se desempeñó como convencional constituyente y en el 2007 fue mpresidente de la Comisión de Redacción de la carta magna. Actualmente es columnista en el diario El Litoral de Corrientes y autor de los libros: Crónicas de la Argentina Confrontativa (2014) ; Justicia y poder en tiempos de cólera (2015); Crítica de la razón idiota (2018).</p>
https://jorgesimonetti.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *