baradel escuela pública golpismo gordos de la CGT kirchnerismo legalización piquetes paro docente paro general

MÉTODO BARADEL Y KIRCHNERISMO EXPLÍCITO

GOLPISMO O RECLAMO
 “No queremos que le vaya bien al Gobierno. Queremos que le vaya mal” (Carlos De Feo, kirchnerista titular de Conadu, en la Marcha Docente)

“Legalización de los piquetes de cortes de calle sin aviso”                (Proyecto de Ley, Peronismo para la Victoria)
                               
                           Si algo pega fuerte en el seno social hoy, es el paro docente.- La empatía que la sociedad siente por esos seres humanos que diariamente enseñan a sus hijos, tiene como contrapartida necesaria la preocupación natural de los padres cuando las aulas se vacían,  por un conflicto gremial por ejemplo.-
                               Son muchos los perjudicados por una huelga, ése es su objeto, si son niños y adolescentes el impacto negativo es colosal, circunstancia ésta que aprovecha el sindicalismo docente.- El daño casi irrecuperable  se reactualiza:“cinco de cada diez alumnos no comprenden textos” fue el resultado del Plan de Evaluación Aprender de 2016.-
                                El persistente drenaje hacia la educación privada, sólo ralentizado por el costo de la matrícula,  tiene su principal causal en un concepto arraigado en la gente, cual es que el ausentismo docente en los establecimientos de enseñanza estatal, ya sea por huelga o por faltas, conspira contra el aprendizaje de los alumnos.-
                               Se podrá argumentar de mil modos las bondades de la educación pública, pero todas las razones chocarán contra un imaginario social que va en sentido contrario, y en ello, las huelgas salvajes tienen una importante cuota de responsabilidad.-
                               ¿Por qué los docentes de la escuela pública hacen paro y los de la privada no? Cada uno tendrá su respuesta, pero las razones serían las mismas que explican que los paros sectoriales ocurren generalmente en los ámbitos en que el Estado es el patrón, raramente en la actividad privada.-
Cuando las aulas se vacían, los demonios de la ignorancia comienzan a ocupar las vacantes escolares
                               Lo cierto es que la tremenda desigualdadque se produce entre los alumnos de los establecimientos públicos y privados, va paulatinamente fracturando la columna vertebral de la educación argentina: pública, laica y gratuita.-

                               Los que se llenan la boca con las bondades de la educación pública, los sindicalistas, son los corresponsables de la degradación de la misma con los resultados ya conocidos.- Pero no son muchos los que se animan a expresarlo sin eufemismos.-
                               La autodenominada Marcha Federal Educativa de días pasados, engordada por planeros kirchneristas disfrazados de maestros con guardapolvos que se repartían en el lugar,  debería haberse denominado “Marcha Unitaria Educativa”, por su reclamo de una paritaria nacional para docentes que son provinciales.-
                                Es inadmisible por inconstitucional, que la Nación pacte salarios que deben pagar las provincias.- Con el criterio del reclamo docente, también la Nación pactaría los sueldos del resto de los empleados provinciales, los estatales,  los empleados de hospitales, los judiciales, los legislativos, etc.
                               Es concepto reiterativo que los argentinos tenemos algunos “tips” de comportamiento inexplicables,  uno de ellos es el desapego a la ley,  especialmente cuando nos impone deberes y conductas.-
La baradelización del gremialismo es congruente con la kirchnerización de la política
                               A nadie se le ocurriría discutir el derecho de huelga, sería como retroceder cien años.- Pero hasta el más inadvertido sabe que su ejercicio debe realizarse conforme a las leyes que lo reglamentan, es el requerimiento de un estado de derecho.-
                               El paro de actividades es un derecho constitucional, pero existen normas que regulan el conflicto, especialmente para el caso de un servicio público como la educación.- Los sindicatos docentes de la Provincia de Buenos Aires no acataron la conciliación obligatoria, como si la ley no existiera.-
                               A cambio de ello, pretenden continuar con un paro salvaje sin que se le descuenten los haberes por los días no trabajados.- Jurídicamente improcedente (la Corte Suprema lo tiene dicho) y éticamente cuestionable.- La lucha deja  cicatrices en el cuerpo y en el alma de los luchadores.- Una paro sin riesgo, como pretenden los sindicalistas, es un descanso pago, nunca una verdadera lucha.-
El paro salvaje es el método Baradel para defender la escuela pública
                               Baradelizar la disputa significa vaciarla de objetivos gremiales y conferirle una intencionalidad política indudable.- Baradel parece ser el mejor aliado que hoy tiene María Eugenia Vidal en el conflicto, juntamente con la oposición kirchnerista.- Juegan otro juego, la gente no es tonta y advierte esa circunstancia.-
                               Cuando la persona es más importante que el objetivo, cuando las razones de los dirigentes pasan a pesar más que las razones de la lucha, la relación de liderazgo comienza a perderse y se diluye la legitimidad social de la medida.-
                               Si hemos de hacer un parangón, lakirchnerización de la política es congruente con la baradelización del gremialismo.- Los kirchneristas no son elusivos, quieren echar al gobierno y lo anuncian por micrófono, quieren generar el caos y lo oficializan por ley.- Baradel, otro tanto, quiere rescatar la escuela pública y  paraliza la actividad escolar con un paro salvaje.-
Hay una dirigencia sindical atornillada a sus sillones, que se cree con derecho a marcarle los ritmos a la sociedad
                               El barbado dirigente necesita, por razones políticas y electorales, posicionarse como un gremialista fuerte y combativo, un rápido arreglo no le conviene.- De allí que el paro docente resulta el paso intermedio necesario para consolidar sus aspiraciones dirigenciales, los docentes son sus peldaños para subir por la escalera de la consideración pública.-
                               La dirigencia sindical en la Argentina es cualquier cosa menos democrática.- Los gremialistas están hace décadas,  como Barrionuevo, Moyano, Daer, Cavalieri.- Los puestos de representación obrera son nichos de poder que se mantienen inmutables a través del tiempo, un verdadero modo de vida para los vivos de siempre.-
                               Un paro general es siempre político, aquí y en cualquier parte del mundo.- Resulta por lo menos injustificable que una dirigencia gremial recalcitrante, que ocupa los sillones del poder hace décadas,  sea la que disponga un paro general contra un gobierno elegido democráticamente hace poco más de un año.-
kirchnerismo explícito: hacen golpismo y lo anuncian por micrófono;  quieren fomentar el caos y lo oficializan con un proyecto de ley
                               En democracia, las alternativas políticas se crean en el campo positivo de las propuestas.- El “vamos por todo” del kirchnerismo en el llano, es el vamos por la vida institucional, por la normalidad republicana, por la tranquilidad pública, es la generación de una alternativa antidemocrática que pase por la desestabilización y el caos, y los “gordos” se la están sirviendo en bandeja.-
                               Con la suerte del novato, Macri confía en que los argentinos, para las elecciones de medio tiempo,  actuarán como los galos en épocas del mayo francés: “Los franceses hacen huelga los lunes porque sube el pan; los martes se manifiestan porque ganan poco; los miércoles protestan por la falta de libertades…Y el domingo votan a la derecha” (Francois Mitterrand).-
                               Que Baradel y los “gordos” de la CGTsean la contraparte de María Eugenia Vidal en el conflicto gremial y Cristina Kirchner en la arena política nacional, le confiere al gobierno un handicap impensado, a una altura en que deberían verse mejores resultados de gestión.-
                               El conflicto docente debe ser puesto en perspectiva, porque la lucha por mejores salarios tiene un fondo de estricta justiciaante la evidente pérdida de su poder adquisitivo.- Sin embargo, para el gobierno no es momento de reversa, sino de pulso firme y sereno.-
                                                           Jorge Eduardo Simonetti
*Los artículos de este blog son de libre reproducción, a condición de citar su fuente
                              

Jorge Simonetti
<p>Jorge Simonetti es abogado y escritor correntino. Se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste. Participó durante muchos años en la actividad política provincial como diputado en 1997 hasta 1999 y senador desde 2005 al 2011.</p> <p>Se desempeñó como convencional constituyente y en el 2007 fue mpresidente de la Comisión de Redacción de la carta magna. Actualmente es columnista en el diario El Litoral de Corrientes y autor de los libros: Crónicas de la Argentina Confrontativa (2014) ; Justicia y poder en tiempos de cólera (2015); Crítica de la razón idiota (2018).</p>
https://jorgesimonetti.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *