democracia desafecto elite gobernante libertad malestar de la democracia más y mayor democracia voto

VOTEMOS POR MÁS Y MEJOR DEMOCRACIA

NO ENTREGUEMOS NUESTRA LIBERTAD.- El filósofo italiano Carlos Galli, en su libro “El malestar de la democracia”, analiza la existencia de una desazón hacia la democracia.- Por un lado, en el plano subjetivo, del sujeto considerado como “ciudadano”, que se manifiesta como “desafecto”, una indiferencia cotidiana hacia la misma, una aceptación pasiva y acrítica, una mirada resignada.- Por el otro, en el marco objetivo, que nace de la comprobada inadecuación de la propia democracia, de sus instituciones, para mantener sus propias promesas, estar a la altura de sus fines.-
                               Ello ha llevado al sociólogo alemán Ulrich Beck, a considerar que “la democracia es la religión del pasado. Continuamos practicándola el domingo y en Navidad bajo el árbol de la urna electoral. Pero ya pocos creen en ella. Es el dios muerto de la modernidad temprana, que todavía sobrevive. El cosmopolitismo secularizado conserva una fe ya débil en los santos sacramentos de la democracia”
                               Es que la democracia, que tuviera sus orígenes en la Grecia ateniense, comenzara su desarrollo teórico y filosófico luego del Renacimiento, adquiriera chapa mayoritaria en la segunda parte del siglo XIX y primera del XX, tiene hoy un decantamiento de orden global,  que confiere espacio conceptual para analizarla en perspectiva en su evidente decadencia.-
                               En la Argentina, la nueva democracia va a cumplir 32 años de vida, ya ha transcurrido suficiente tiempo en mayoría de edad, y tenemos sucesos y vivencias experimentadas, para comprobarla en la metodología de prueba y error.- Sabemos hasta dónde ha otorgado los resultados que esperábamos, conocemos sus virtudes, pero fundamentalmente conocemos sus carencias, carencias que son las propias de nosotros mismos, los “ciudadanos”, y que son también, y fundamentalmente, de los “operadores” del sistema, la elite gobernante, aquélla integrada por lo que comúnmente llamamos la “clase política”.-
                               Siguiéndolo a Galli, en nuestro país podemos afirmar también que existe un “malestar” de la democracia, hay mucho que computar en el haber, pero también se engrosa la lista del debe, aquello que la democracia no supo darnos, o más propiamente aquello que nosotros mismos no supimos darle a ella, para hacerla mejor, más eficaz, y más valiosa.- En definitiva, somos los hombres los que enriquecemos o envilecemos los sistemas.-

                               Recordemos que cuando se daba su segundo alumbramiento, luego de los años de plomo, un exultante candidato a la Presidencia, nos hacía vibrar con su recordado discurso en el estadio de Ferro, el 30 de setiembre de 1983, al decirnos “Cada uno ha entendido que con la democracia no sólo se vota; con la democracia se come, se cura, se educa”.- El pueblo argentino no la quería sólo para votar, quería la democracia para vivir, lo que no es poca diferencia.-
                               Pero ese entusiasmo desbordante de los ochenta, se ha trocado por un presente de indiferencia o apatía hacia el ejercicio acabado de nuestra condición de “ciudadano”, y a la par de una multiplicación de la impericia y la corruptela en los que ejercitan nuestra representación.-
                               Llegan los momentos de elecciones y con ellas el tiempo propicio para la reflexión.- Dejar un instante de lado las preocupaciones cotidianas, y poner la cabeza en el destino común, en el marco que nos encuadra, en el sistema que nos condiciona, que es la política, es el gobierno, son nuestros representantes.-
                               En orden de gradación, para gran parte del pueblo argentino la democracia y las elecciones no están en los primeros lugares del listado de sus prioridades.- No obstante es el sistema que instintivamente  sigue prefiriendo por encima de cualquiera, pero obviamente quiere mejorar su propia suerte, con más trabajo, mejores ingresos, y paralelamente desea mandatarios más eficientes, más honestos, más dignos.-
                               Lamentablemente, hasta que no encontremos el punto en queconfluyan periódicamente el interés del mandante y la rendición de cuentas del mandatario, los espacios sociales de interacción democrática, el ejercicio activo de la ciudadanía y su correlativo institucional, serán sólo los momentos de la emisión del voto los que nos servirán para participar y sentirnos coprotagonistas de la elaboración de nuestro propio destino.-
                               Es por ello que, al votar, no debemos regalar nuestra voluntad, nuestras pretensiones, nuestros sueños, nuestras esperanzas.- Tenemos la obligación de dirigir nuestro votohacia aquello que creemos cómo más idóneo para alcanzar nuestros fines individuales y sociales.-
                               Si queremos un funcionamiento institucional acorde a este gran país, repudiemos la falta de independencia de los poderes, no le hagamos el caldo gordo a la conformación de un Congreso “sale con fritas” ni a una justicia con la venda caída.- No votemos por representantes que no vayan nunca a ocupar sus bancas legislativas, o que ostenten el triste récord sudamericano de menor cantidad de sesiones.-
                               Si queremos a la democracia, si pensamos que el sistema republicano es el adecuado para nuestro gobierno, no nos resignemos a aceptar que para obtener seguridad económica tengamos que entregar parte de nuestra libertad, de nuestra dignidad, de nuestros derechos.- Se puede prosperar, tener una vida que merezca ser vivida, aún en el marco del estado de derecho, sin líderes mesiánicos que se atribuyan poderes especiales para solucionarnos los problemas.-
                               Si queremos seguir viviendo en el lugar en que nacimos, si queremos que nuestra tierra natal nos retenga y no tengamos que emigrar para conseguir trabajo y mejores condiciones de vida, votemos por quiénes van a defender nuestros derechos más allá del discurso, reclamemos por un modelo de país federal más justo e inclusivo, que incorpore al norte pobre y olvidado a los beneficios de las actividades generadoras de riqueza, no le hagamos el caldo gordo a quiénes se presentan como meros delegados de personas y poderes centralizados, exijamos más derechos y menos dádivas.-
                               Si queremos que Argentina se incorpore definitivamente al concierto de los países progresistas, exijamos un proyecto serio y realista, dirigido a mejorar la calidad de nuestra educación.- Ésta se recuperará en la medida que dejemos de lado las consignas demagógicas y se repongan la disciplina en el estudio, la mejora en la docencia, y la reinstalación de los parámetros de la escuela pública, que la hicieron en un tiempo ejemplo en las naciones del orbe.-
                               Salud, seguridad, trabajo digno, son también cuentas pendientes que la democracia debe saldar, en un camino que nunca termina, que siempre nos tendrá en tránsito,  pero con la seguridad de saber que tenemos postas que nos indicarán si estamos estancados o vamos avanzando, progresando, en marcha.-
                               Ciertamente que los ciudadanos tenemos cuentas pendientes con la democracia, somos sus deudores, le debemos participación, interés por la cosa pública, conocimiento de la labor de nuestros representantes, propósito de controlarlos, consistencia y responsabilidad a la hora de elegirlos.-
                               La elite gobernante, ese exclusivo club de personas que administran, gobiernan, legislan, juzgan, en nuestro nombre y representación, ese reducido número de argentinos que a través del tiempo se viene manteniendo en el candelero político, esos persistentes personajes que no ceden un milímetro de su espacio y trascienden a los tiempos cronológicos, esos mismos  tienen un debe mucho más grande con la democracia, y Ud. lo sabe y los conoce.-
                               Repitamos, entonces,  con el  célebre chascomusense, que “con la democracia se come, se cura y se educa”, pero no olvidemos que primero se vota, y que el deber elemental que tenemos los ciudadanos es votar por más y mejor democracia, que significa que debemos que darle a nuestro sufragio el significado más noble e importante, escogiendo aquéllos representantes que tengan las mejores propuestas pero también las mejores posibilidades de cumplir con sus promesas.-
                              
                                                             Jorge Eduardo Simonetti

Jorge Simonetti
<p>Jorge Simonetti es abogado y escritor correntino. Se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste. Participó durante muchos años en la actividad política provincial como diputado en 1997 hasta 1999 y senador desde 2005 al 2011.</p> <p>Se desempeñó como convencional constituyente y en el 2007 fue mpresidente de la Comisión de Redacción de la carta magna. Actualmente es columnista en el diario El Litoral de Corrientes y autor de los libros: Crónicas de la Argentina Confrontativa (2014) ; Justicia y poder en tiempos de cólera (2015); Crítica de la razón idiota (2018).</p>
https://jorgesimonetti.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *