encubrimiento gary webb justicia de velocidad variable masacre Amia maten al mensajero nisman

MATEN AL MENSAJERO

Justicia de velocidad variable.- Gary Webb fue un periodista del modesto San Jose Mercury News durante la presidencia de Ronald Reagan. Casi sin quererlo, se encontró con la historia que fue el reportaje de su vida: la crónica de cómo la CIA permitió a los cárteles colombianos colocar miles de millones de dólares en droga en las calles americanas, parte de las cuales servirían luego para financiar las operaciones sucias de la Agencia contra las guerrillas centroamericanas.
                                Cuando su editora se atrevió a publicar la historia, Gary se convirtió en el héroe americano del momento, alzándose con el premio Pulitzer. La CIA, sin embargo, no se quedó de brazos cruzados y, con la complicidad de los grandes periódicos de tirada nacional, inició una enorme campaña de desprestigio contra Webb, destinada a manchar el buen nombre del reportero y su trabajo, que terminarán de forma trágica para él.
                               El 10 de diciembre de 2004, fue encontrado muerto en su domicilio, con dos proyectiles del calibre 38 en la cabeza. A pesar de lo inusual que los dos tiros fatales hayan entrado a través de la parte posterior de su cabeza, la policía determinó que fue suicidio.-
                               Alberto Nisman fue el Fiscal Especial del caso AMIA, durante la Presidencia de Néstor y Cristina Kirchner.- En enero de este año, denunció a la Presidenta de la Nación y a su Canciller,  por encubrimiento del tremendo homicidio de 85 personas en el atentado contra la mutual judía, sucedido ya hace 21 años, en razón de la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán en 2013, que paralizó la investigación judicial de los funcionarios iraníes acusados de ser los autores intelectuales y materiales del horrendo crimen.-
                               Atacado ferozmente por el oficialismo, fue citado al Congreso para dar explicaciones.- El domingo anterior a la sesión, Nisman fue encontrado en el baño de su departamento con la cabeza destrozada.- La bala, del calibre 22, había ingresado detrás de la oreja.- La hipótesis del suicidio fue impulsada fuertemente por la investigación oficial, y a ocho meses de sucedida la muerte, el andar cansino de la fiscal Viviana Fein no hace suponer que estemos cerca de una definición del caso.-

                               Muerto Nisman, sectores gubernamentales lanzaron una fuerte campaña contra el entonces fiscal, no ya destinada a determinar la realidad de su denuncia, sino a desacreditar la personalidad del muerto.-
                               Dos casos, sin conexión alguna entre ellos, nos muestran con patética crudeza la táctica del poder cuando se siente amenazado y en peligro: desviar la atención  del caso principal, a través de unferoz ataque a la personalidad del denunciante, para lo cual se sirven de sus alfiles en los puestos judiciales y de todo el aparato propagandístico de la prensa paga.-
                               Aquel método tradicional comúnmente se conoce como “maten al mensajero”, consistente en descargar toda la artillería hacia la persona del portador del mensaje, para sepultar el impacto público de su contenido.- Vieja táctica, si las hay, a la que aún hoy son muy afectos los servicios de inteligencia de los estados.-
                               Así como le pasó a Gary Webb en el país del norte, hoy el peso de la información repetida hasta el cansancio por la estructura oficial y paraoficial de medios, no son ya los 21 penosos años transcurridos sin resultados en la investigación de la masacre AMIA, tampoco el Memo firmado por Argentina con los acusados iraníes que paralizó su juzgamiento, menos aún el magnicidio del fiscal investigador.- Lo que ahora se repite, es la presunta vida licenciosa de Nisman y sus cuentas en el exterior.-
                               El poder se parece a sí mismo, en cualquier parte del mundo.- El mensaje ha quedado muy claro, Webb y Nisman son los testimonios mortales de esa realidad contundente.- Quién se mete con las estructuras mafiosas del mando, no importa que sea periodista o funcionario judicial, tendrá que atenerse a las consecuencias.-
                               En nuestro país, dónde tenemos siempre nuestras particulares características para hacer las cosas, el castigo se vuelve feroz e indisimulable.- No se trata ya de uno u otro método, se trata de tirarle el camión encima al insolente.- El descomunal aparato de medios, la intervención de la ex SIDE, los sectores cooptados del Poder Judicial, entre otros, constituyen la masiva demostración de la invencibilidad que quieren demostrar los que mandan.-
                               Viviana Fein, más parecida a una amable vecina barrial que a una dinámica fiscal, no sólo demostró una lentitud exasperante en la adopción de medidas investigativas, sino que de inicio afirmó su preferencia por la teoría del suicidio.- A ocho meses, todavía sostiene que todas las hipótesis están abiertas.-
                               Mucho más rápido, en todo sentido,  el Juez Rodolfo Canicoba Corral ya imputó a Lagomarsino, y a la madre y  la hermana de Nisman, de lavado de dinero por la cuenta en el exterior.- Cabe recordar que Canicoba, siendo juez de la causa Amia,  el 15 de enero de 2015, pocos días después de la denuncia de Nisman contra el gobierno, se apuró en criticar  al fiscal que dos días después moría con la cabeza destrozada.- ¿Pura casualidad su coincidencia con la postura gubernamental, o tendría algo que ver que, en diciembre de 2014, Cristina remitiera al Senado el pliego de su hijo, Emiliano Ramón Canicoba, como Juez Federal de San Martín, hoy ya designado por decreto presidencial de junio?
                               Nunca más expuesta está, como en este asunto,  la fractura moral del Poder Judicial.- Sólo basta con ver la distinta velocidad de las causas directa o indirectamente relacionadas con AMIA.-
                               Intentando ordenarlas de mayor a menor, éstas son para mí las velocidades: 1°) la denuncia de Nisman al gobierno por encubrimiento, en cuatro meses fue desestimada por el Juez Rafecas (el de los “whatsapp” con los abogados de Boudou) y una Cámara amiga, con velocidad supersónica (1.000 km. por hora).- 2°) La acusación contra los familiares de Nisman por lavado de dinero, es llevada por el “independiente” Canicoba Corral a ritmo de fórmula uno (300 km. por hora).- 3°) La investigación de la muerte de Nisman, con la Fiscal Viviana Fein camina a paso de tortuga (8 km. por hora).- 4°) La causa por la masacre de las 85 personas sucedida en 1994, a cargo del mismo Canicoba Corral, lleva 21 años de trámite y hace dos años está paralizada, principalmente por imperio del Memorándum de Entendimiento con Irán (velocidad: 0 km. por hora).- 5°) La inconstitucionalidad del Memorándum, está detenida en la Cámara de Casación a la espera de vientos favorables para el gobierno(0 km. por hora).-
                               Así las cosas, es casi probable que la “peligrosa” viejita Garfunkel (mamá de Nisman) termine en una celda próximamente, mientras los autores intelectuales, materiales y políticos, y los encubridores de la masacre AMIA, y de la muerte de Nisman, sigan transitando tranquilamente por la vida.-
                               Ésta es la forma en que se administra justicia en el sur de la América, especialmente cuando está en juego el poder.-
                               Parafraseando a Florencio Sánchez, en su célebre cuento, diremos que “tal cómo en China, la Justicia es muy severa en la Argentina”.-
                                                            Jorge Eduardo Simonetti
                              

Jorge Simonetti
<p>Jorge Simonetti es abogado y escritor correntino. Se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste. Participó durante muchos años en la actividad política provincial como diputado en 1997 hasta 1999 y senador desde 2005 al 2011.</p> <p>Se desempeñó como convencional constituyente y en el 2007 fue mpresidente de la Comisión de Redacción de la carta magna. Actualmente es columnista en el diario El Litoral de Corrientes y autor de los libros: Crónicas de la Argentina Confrontativa (2014) ; Justicia y poder en tiempos de cólera (2015); Crítica de la razón idiota (2018).</p>
https://jorgesimonetti.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *