argentina Arizona instituciones Nogales progreso Sonora

¿DE QUÉ LADO DE NOGALES ESTAMOS?

Nogales no es una ciudad, son dos: está la Nogales del estado de Arizona y la Nogales del estado de Sonora.- Ambas son una continuidad, apenas separadas por una alambrada, pero muy diferentes en muchos aspectos.-
                               En la Nogales de Arizona, la renta media de un hogar es de unos treinta mil dólares estadounidenses al año, los adolescentes asisten a centros educativos, la mayoría de los adultos tiene estudios secundarios, la poblaciónestá relativamente sana, tiene una esperanza de vida elevada de acuerdo a criterios mundiales, poseen electricidad, teléfono, alcantarillado, sanidad pública, una red de carreteras que los une a otras ciudades y, por último pero no menos importante, tienen ley y tienen orden.- Realizan sus actividades diarias sin temer por su seguridad, no tienen miedo al robo, a la expropiación u otras cosas, que pudieran poner en riesgo sus inversiones y sus casas.-
                               Al sur de la alambrada, a solamente unos metros, la situación es bastante distinta.- Los de Nogales de Sonora tienen una renta media por hogar de una tercera parte respecto a sus vecinos, pocos adolescentes asisten a las escuelas, la mayor parte de los adultos no poseen título secundario, están azotados por una mortalidad infantil elevada, las condiciones sanitarias son malas, tienen un menor promedio de vida, los servicios públicos son deficientes, la red de carreteras está en pésimo estado, la ley y el orden brillan por su ausencia, y sus vidas, casas y negocios permanentemente amenazados por la delincuencia.-
                               Y la pregunta es: ¿cómo pueden ser tan distintas las dos mitades de lo que es, esencialmente, una misma ciudad?  ¿Cómo pueden vivir de tan distinta manera los habitantes de uno y otro lado de la alambrada? No hay diferencias de clima, la situación geográfica es una sóla, las enfermedades de la zona son las mismas, las personas de una y otra ciudad tienen un mismo origen, comparten antepasados, disfrutan de la misma comida y música e, inclusive, tiene la misma cultura.-

                               Y ¿cuál es la razón o la explicación a tamañas diferencias en la vida de los habitantes? Una muy sencilla, pero determinante.- La alambrada es una frontera entre dos países, de un lado, los de Sonora pertenecen a México, y del otro, los de Arizona, a los Estados Unidos.-
                               Es el autor de esta nota, pro yanqui? No.- Simplemente que la explicación entre dos pueblos sustancialmente idénticos, pero a los que una alambrada les ha dado posibilidades de vida absolutamente dispares, se debe a las diferentes instituciones de ambos países, a las instituciones políticas y a las instituciones económicas, a su disímil evolución histórica, a su presente discordante.-
                               Las instituciones económicas estadounidensesles permiten a cualquier ciudadano común que tenga una idea, poder registrarla,acceder a un préstamo, formar una empresa, pueden elegir un trabajo digno, adquirir formación académica y profesional, ganar sueldos más elevados, acceder a la mejor tecnología, tener incentivos a cada paso.- Obviamente, la economía se sustenta en las instituciones políticas, que garantizan el proceso democrático, previsibilidad, legalidad, continuidad en las reglas de juego.-
                               Los de Sonora, en cambio, no tienen tanta suerte, los mexicanos tienen diferentes comportamientos, las oportunidades que brindan sus instituciones económicas son escasas, los incentivos a cuentagotas, derechos de propiedad inseguros,  un estado que no garantizó estabilidad de reglas, servicios públicos ineficientes, montados en la corrupción políticaque no permitió el desarrollo personal e institucional.-
                              
                               Pero la formación de las instituciones políticas y económicas de las que depende la calidad de vida de un pueblo, no se forman de la noche a la mañana.- La historia tiene mucho que ver.- Y todo tiene su origen en la manera en que se formaron las sociedades mexicana y estadounidense en el período colonial.-
                               Los españoles, se instalaron en América Central y Sudamérica, por ser zonas ricas en oro y plata, formaron los sistemas de encomienda, mita y yanaconazgo, para explotar a los indígenas, a los que les hacían trabajar en la extracción de los minerales.- Los incas, los aztecas, los mayas, fueron sometidos a sangre y fuego, para obligarlos al trabajo forzado en beneficio de un invasor extractivo, cuya dedicación más conocida era el contrabando.- La misma España se aprovechó de los criollos imponiéndoles costosas cargas impositivas.-
                               Los ingleses, sin embargo, ocuparon posteriormente la parte de Américaque les quedó, la del Norte, sin las riquezas del territorio al sur.- Los indios no se sometieron al trabajo forzado, obligando a los colonos a ser protagonistas de la creación de su propia riqueza.- Fue el capitán John Smith quien se dio cuenta que el modelo de colonización de Cortés y Pizarro no funcionaría en Norteamérica.- Nació así, un “leit motiv” diferente para los colonos norteamericanos: “el que no trabaja, no come”.- Tampoco pudo la corona inglesa, imponerles fácilmente contribuciones exageradas.-
                               Avanzado el tiempo, la división del territorio también fue diferente: el reparto de grandes extensiones de campo en la América del Sur, crearon los terratenientes, que alquilaban los campos o lo hacían trabajar por empleados; la entrega de tierra a los colonos estadounidenses, sin embargo, creó miles y miles de propietarios, los “farmers”, que fueron el núcleo del progreso yanqui.-
                               De allí en adelante, la industrialización y la tecnología fueron por caminos diferentes, creando bienestar en un lado y pobreza en el otro.- Claro está, las instituciones políticas acompañaron los procesos en cada caso, en uno apoyando la iniciativa privada, la estabilidad de reglas, la democracia, los incentivos; en el otro, el reparto de favores, la explotación laboral, la prebenda, el subsidio.-
                               Y allí está la explicación del destino de los pueblos, no su etnia, su distinta geografía, sus recursos naturales, sino sus instituciones, tanto políticas como económicas.- Ejemplos hay por cientos, veamos solamente las dos Coreas.- Daron Acemoglu y James A. Robinson, lo explican muy bien en su maravillosa obra “Por qué fracasan los Países”.-
                               Por ello, no puedo menos que esbozar una sonrisa al oir de boca de una alta autoridad, aquello que escuchamos tantas veces como justificativo de nuestro supuesto destino argentino de grandeza: un territorio grande y rico, energía, agua, un pueblo culto.- Entretanto,  los argentinos seguimos cayendo en el concierto mundial.-
                               Es que la razón de nuestro estancamiento está en nuestras instituciones económicas y políticas, que son el contrapeso para el progreso que pretendemos.-
                               Por ello, está más que claro de qué lado de Nogales estamos los argentinos.-
                                                           Jorge Eduardo Simonetti
                              
                              
                              
                              
                              

Jorge Simonetti
<p>Jorge Simonetti es abogado y escritor correntino. Se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste. Participó durante muchos años en la actividad política provincial como diputado en 1997 hasta 1999 y senador desde 2005 al 2011.</p> <p>Se desempeñó como convencional constituyente y en el 2007 fue mpresidente de la Comisión de Redacción de la carta magna. Actualmente es columnista en el diario El Litoral de Corrientes y autor de los libros: Crónicas de la Argentina Confrontativa (2014) ; Justicia y poder en tiempos de cólera (2015); Crítica de la razón idiota (2018).</p>
https://jorgesimonetti.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *