cómplices sociales cultura machista femicidio mujer mujer objeto

MORIR POR SER MUJER

Cultura machista.- En 2014 hubo 277 mujeres asesinadas en el país por violencia de género; en 9 de cada 10 casos, el agresor fue la pareja o ex de la víctima.-
De las 277 asesinadas, 39 habían hecho denuncias previas y cuatro poseían órdenes de exclusión del agresor. Muchas de estas mujeres convivieron con el atacante y la mayoría tuvo que denunciarlo más de una vez. En los últimos 7 años, la violencia de género se cobró la vida de más de 1800 mujeres.
Mucho tiempo transcurrió, demasiado, para que el mundo reconociera que la mujer es asesinada o lesionada, por el sólo hecho de serlo.-
En Argentina, recién en 2012 se creó la figura penal del “femicidio” (o feminicidio, cómo se llama en otros países), al sancionar la Ley 26.791 (publicada el 14.12.2012), que modifica el art. 80° del Código Penal e introduce la pena de “prisión perpetua” para esos casos.-
Transcribo la parte correspondiente: “Art. 80: Se impondrá reclusión perpetua o prisión perpetua, al que matare: 1°) A su…cónyuge, ex cónyuge, o a la persona con quien mantiene o ha mantenido una relación de pareja, mediare o no convivencia…4°) Por placer, codicia, odio racial, religioso, de género o a la orientación sexual, identidad de género o su expresión…11°) A una mujer cuando el hecho sea perpetrado por un hombre y mediare violencia de género. 12°) Con el propósito de causar sufrimiento a una persona con la que se mantiene o ha mantenido una relación en los términos del inciso 1°…°
Corrientes no es ajena a ese flagelo social.- Según la ONG, “La Casa del Encuentro”, nuestra Provincia se encuentra entre las diez con más casos.- Recordamos algunos de ellos: Valeria Romero Azar falleció en el año 2010 a raíz de un disparo efectuado por su novio; Patricia Bichini murió también a causa de un disparo de su pareja y Alejandra Céspedes perdió la vida tras agonizar varios días luego de que su novio la prendiera fuego. Estos son solo tres de los casos más resonantes de femicidio en Corrientes.-
Recordamos los últimos en nuestra Provincia:
a.- Yesica Muñoz, de 16 años, el 20 de mayo de 2015,fue encontrada muerta y semidesnuda en la ciudad de Esquina (Ctes.), en una zona de forestación, se detienen a tres hombres sospechosos, entre ellos un ex conviviente.-
b.- Adriana Solange Cordobés, de 22 años, fue encontrada muerta en su casa de la localidad de Ituzaingó (Ctes.), el 8 de abril de 2015, se detuvo a su esposo acusado de haberla matado a golpes.-
c.-Por el asesinato de Eli Verón, en lo que constituyó el primer juicio por femicidio en Corrientes, en marzo de 2015 Adrián Sosa García fue encontrado culpable por el femicidio de Elizabet Verón (31) y penado con cadena perpetua por el crimen ocurrido en mayo de 2013. Eli agonizó casi dos meses en el Hospital Escuela y murió producto de las gravísimas heridas que le provocó su ex pareja.
Terrible panorama que sólo es la manifestación infinitesimal, de una realidad continua de agresiones, humillaciones, y violencia de todo tipo contra la mujer, por razones de género, la mayoría de los cuales no toma estado público o judicial.-
Hemos avanzado en materia de leyes, reconocimiento social del problema, existencia de ONG dedicadas exclusivamente a la problemática, algunos resortes del estado (no todos) más prestos para el auxilio.- Sin embargo, ¿por qué la muerte y la violencia contra la mujer sigue siendo el pan de todos los días?
La dificultad en extirpar el problema estriba en que no es sólo de una cuestión de leyes o penas, sino de la subsistencia de una cultura machista atávica que, aunque se den discursos en contrario, sigue silente entre los pliegues de una sociedad atada a los preconceptos del pasado, a un sistema de valores deshumanizado, que condena a la mujer a ocupar el lugar secundario de la escala humana, en materia laboral, profesional, social, familiar.-
Empecemos seriamente a pensar que existe una corresponsabilidad social indudable, en haber convertido a la mujer en un objeto de consumo, de erotismo, de deseo animal, de negocios legales e ilegales.- Si existen publicidad profusa, revistas, programas de televisión, que hacen centro enla explotación del cuerpo femenino (caso del programa de Tinelli), es porque eso vende, mide, tiene rating, y si eso sucede, es por la simple razón que es la sociedad la que consume, mira, goza, aplaude.-
Dejemos de ser cómplices de esa situación, porque inconscientemente somos también cómplices de aquello más grave: la violencia contra la mujer.-

Para pensar.-

                                                       Jorge Eduardo Simonetti

 
Jorge Simonetti
<p>Jorge Simonetti es abogado y escritor correntino. Se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste. Participó durante muchos años en la actividad política provincial como diputado en 1997 hasta 1999 y senador desde 2005 al 2011.</p> <p>Se desempeñó como convencional constituyente y en el 2007 fue mpresidente de la Comisión de Redacción de la carta magna. Actualmente es columnista en el diario El Litoral de Corrientes y autor de los libros: Crónicas de la Argentina Confrontativa (2014) ; Justicia y poder en tiempos de cólera (2015); Crítica de la razón idiota (2018).</p>
https://jorgesimonetti.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *