discapacitados espacios reservados rampas veredas rotas vía pública

VEREDAS ROTAS, RAMPAS INACCESIBLES, ESPACIOS RESERVADOS


En Corrientes, la vida es más fácil para los vehículos que para las personas.- Parece una metáfora, pero no lo es.-


                               Observen las siguientes cuestiones:

1.     En los últimos tiempos, la Municipalidad tuvo el mérito de repavimentar algunas arterias, lo que facilitó la circulación de colectivos, autos, motos, etc.

2.     Paralelamente, el lugar de la vía pública por dónde circulan las personas, es decir las veredas, están en pésimo estado.- Esto es una responsabilidad de los propietarios, pero también del Municipio que se ha desentendido en controlar y exigir.- Las personas en sillas de ruedas directamente no pueden circular, tampoco los ancianos o personas con bebés en cochecitos. Hay oficinas públicas, escuelas, comercios, casas particulares, que tienen sus veredas destrozadas.-

3.     Los vehículos tienen espacios reservados, cada vez son más.- Lo peor de ello es que todos los espacios reservados, salvo los previstos para los servicios de ambulancia, bomberos o similares, son total y absolutamente “privilegios” para funcionarios, sindicatos, radios, oficinas públicas y judiciales, etc. ¿Por qué a un funcionario debe guardársele un lugar en la vía pública, que es de todos, para que estacione en la puerta de su trabajo? ¿Porqué no va como todo hijo de vecino y encuentra un lugar, o guarda en una cochera? Los reservados son espacios quitados al estacionamiento de la gente común.-

4.     Las personas no tiene similar tratamiento, esperan como ganado el colectivo, hacen colas interminables en las veredas rotas, andan esquivando pozos todo el tiempo.-

5.     Para que los vehículos puedan ingresar suavemente a los estacionamientos privados o públicos, se modifican las veredas (por dónde circula el peatón) haciendo elevaciones o depresiones (algunas verdaderamente pronunciadas) que dificultan el paso de las personas, contrarias a lo estipulado por el Código de Edificación.-

6.     Las rampas son una cuestión aparte.- Las ubicadas en la vía pública, parecen haber sido diseñadas por alguna persona sin criterio: son angostas, con un salto entre el pavimento y el comienzo de la rampa, con pendiente pronunciada.- La regla es que una rampa cumple su función de tal si la persona en silla de ruedas pueda trasladarse por propia condición, sin ayuda;  con esas rampas es misión imposible, aparte que muchas de ellas están destrozadas.- Rampas de bajo costo e inservibles.- Además, es normal ver a los vehículos estacionados obstaculizando las mismas.-

7.     Las rampas de acceso a los edificios públicos es todo un tema lamentable.- La mayoría nos las tienen, o están hechas de manera inaccesible.- Edificios emblemáticos cómo la Legislatura, el Ministerio de Gobierno, la Jefatura de Policía, muchas escuelas, también algunas iglesias y plazas, no tienen rampa de acceso para discapacitados.- En algunos lugares las hicieron tan empinadas que hay que ser “Superman” para treparlas.-

8.     Las barreras físicas han quitado a las personas de movilidad reducida hasta el derecho al voto, por no decir que tienen dificultad para educarse, trabajar, ir a la iglesia, pasear por una plaza, o simplemente vivir sin discriminaciones.-

9.     Corrientes es una ciudad absolutamente no amigable con ancianos, madres  y padres con sus bebés, discapacitados visuales y motores.- Antes que una discapacidad mental de los responsables, se trata de una invalidez moral, de no ponerse en el lugar del semejante.-

10.                                     Tenemos con los E.E.U.U., una semejanza y una diferencia.- La semejanza es que tanto aquí como allá  existen leyes que protegen a los discapacitados contra la discriminación.- La diferencia es que allá se cumplen y aquí se las ignora.- Punto.-

11.                                     Los vehículos tienen siempre prioridad de paso respecto a los peatones, aún cuando legalmente no la tengan.- Un caso típico es el de la intersección semaforizada, en la que si el vehículo gira, la prioridad legal la tiene el peatón que está cruzando.- Esto  no se cumple, porque los conductores te tiran el auto encima y necesariamente la persona de a pié debe parar o correr para no ser atropellado.- Esta falta de educación, se ve particularmente en los conductores de remis, que por ignorancia o mala educación, son absolutamente irrespetuosos a la hora de girar.-

                               Es cierto que los vehículos no andan solos, los manejan personas, que las rampas también las construyen personas, que los reservados los utilizan personas.- En última instancia, es una cuestión de educación o formación cultural.-

                               Pero los responsables de poner las cosas en su lugar, son las autoridades electas para ello, provinciales y municipales.- Que cumplan con su tarea, o que se lleven el “premio limón” cuando haya que depositar el sobre en la urna.- Así es la democracia,  no?

 

                              

 

 

 

                              

 

 
Jorge Simonetti
<p>Jorge Simonetti es abogado y escritor correntino. Se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste. Participó durante muchos años en la actividad política provincial como diputado en 1997 hasta 1999 y senador desde 2005 al 2011.</p> <p>Se desempeñó como convencional constituyente y en el 2007 fue mpresidente de la Comisión de Redacción de la carta magna. Actualmente es columnista en el diario El Litoral de Corrientes y autor de los libros: Crónicas de la Argentina Confrontativa (2014) ; Justicia y poder en tiempos de cólera (2015); Crítica de la razón idiota (2018).</p>
https://jorgesimonetti.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *