cupo femenino derecho a voto de la mujer Eva Duarte Alicia Moreau de Justo idoneidad cargos públicos machismo sociedad machista

LA MUJER EN LOS TRES PODERES PROVINCIALES

CUPO FEMENINO O IDONEIDAD
 “Los varones son los dueños de las listas.- Las mujeres no queremos cupo; lo que queremos es la posibilidad de competir en un terreno nivelado, dónde la meritocracia de veras cuente”
Marilén Stengel, escritora especializada en género
                               Si yo le cuento que en la Argentina la mujer adquirió el derecho a votorecién hace setenta años (1947), y que lo pudo ejercer por primera vez en las elecciones de 1951, seguramente Ud. no me creerá o dudará de mi afirmación.- Un derecho cívico y humano tan elemental que apenas ayer la mujer no tenía, nos demuestra con toda contundencia el largo período de una sociedad machista que todavía se proyecta con fuerza por estos días.-
                               Nobleza obliga, hay que agradecer al gobierno peronista, y en especial a María Eva Duarte, esta conquista femenina.- Aun sin derechos electorales, hubieron con anterioridad mujeres destacadísimas en la política argentina, como lo fueron la socialista Alicia Moreau de Justo, la radical Elvira Rawson y la independiente Julieta Lanteri, que lucharon de diversas maneras para instalar la problemática en la agenda pública.-
                               Pero el machismo no se rinde fácilmente, sigue dando lucha en todos los frentes, en la política también, es un tumor muy extendido en el tejido social,  lo atraviesa transversalmente y es muy difícil de extirpar.- Es que difícilmente una ley vaya a cambiar la cultura de un pueblo, antes bien es el cambio cultural el que produce la renovación legislativa.-
                               Y no es un problema exclusivo de la Argentina, muy por el contrario, nuestro país se halla a la vanguardia en muchos campos que refieren a la igualdad real de la mujer con el hombre.-
                               Ibarómetro diseñó un índice de machismo, que condensa actitudes y valores que se encuadran en una matriz machista.- En una escala del 1 al 10, el estudio arrojó un índice de machismo de 3,5 para el conjunto de los argentinos.- El concepto machista es superior entre los niveles educativos más bajos, los habitantes del interior del país, y los mayores de 60 años.-
                               Tanto es el predominio masculino en la política que, en 2007, el 83% de los parlamentarios nacionales de todo el mundo eran varones.-
El cupo femenino en las candidaturas legislativas nació como modo de compensar el dedo machista en la confección de las listas
                               Argentina, sin embargo, constituye un caso singular.- Es el primer país en establecer el cupo femenino obligatorio (1991), lo que sirvió como antecedente para que se adoptaran normas similares en más de diez países.-

                               Antes del establecimiento del cupo del 30% por Ley 24.012, la presencia femenina en el Congreso Nacional no superaba el 6%.- Con el cupo, las mujeres tienen presencia legislativa del orden del 40% promedio en nuestro país, en tanto el promedio mundial es del 17,5% y el de las Américas del 19,4%.- Estamos casi el nivel de los países nórdicos, campeones en la materia.-
                               Se debate legislativamente por estos días, el aumento del  cupo femenino del 30 al 50%, lo que casi tiene asegurada la sanción.- La cuestión no es pacífica, porque la opinión social está dividida transversalmente, mujeres que no acuerdan con el cupo y hombres que sí.-
                                Quienes se oponen al cupo, sostienen que no quieren que el acceso a los cargos públicos sea por una cuestión de sexo sino de mérito.- Los que lo avalan, dicen que se trata de una “discriminación positiva” (valga el oxímoron), es decir que se protege al sector más débil de la sociedad y de la política, hasta que las listas dejen de ser manejadas casi exclusivamente por varones.-
                               Constitucionalmente, la “idoneidad” es el requisito para el acceso a los cargos públicos, sin que sea dado diferenciar mujeres de hombres.- La pregunta es ¿cómo se acredita la idoneidad en los tres poderes del estado?
                                   Quiero dar un ejemplo muy válido para demostrar que dónde hay “meritocracia” la mujer aumenta su participación en los cargos públicos, y dónde prima la “dedocracia”los hombres ocupan casi todos.- El ejemplo está aquí nomás, en los poderes públicos de la Provincia de Corrientes.-
Los poderes ejecutivo y legislativo se integran, principalmente, por voluntad del gobernante o de la elite partidaria.- En la justicia, se debe acreditar idoneidad para el ingreso, razón por la cual se incrementa la presencia femenina
                               En el Poder Ejecutivo, el Gobernador y el Vice son hombres (100%), y de los doce ministerios (cuyos titulares se definen con el dedo del Gobernador), diez están ocupados por hombres (83,33 %) y dos por mujeres (16,66%).- Esto no es de extrañar porque en Provincia de Buenos Aires,  todos los integrantes del Gabinete de María Eugenia Vidal, fémina ella, son hombres.-
                               En el ámbito de la Legislatura correntina, la elección de los legisladores es una mezcla entre el cupo femenino del 30% para las candidaturas y el dedo masculino para la integración de las listas partidarias.- Así, si bien en el Senado hay ocho senadores hombres (53,33%) y siete mujeres (46,66%), en la cámara baja hay veintidós diputados hombres (73,33%) y 8 mujeres (26,66%).- Las pasadas elecciones determinaron que a partir del 10 de diciembre habrá una mujer menos en el Senado.-
                               En el Poder Judicial cambia la cosa.- El sistema de selección de magistrados y funcionarios es por mérito, se rinde examen de oposición y de títulos y antecedentes.- Sólo hay participación del Gobernador cuando elige uno de una terna previamente constituida por concurso.-
                               ¿Y saben qué? el 46% de los jueces, el 49% de los integrantes del Ministerio Público (fiscales, asesores, defensores) y el 73% de los Secretarios Letrados, son mujeres.- Del total de 694 magistrados y funcionarios, 461 son mujeres (66,4%) y 233 son hombres (33,6%).-   El único órgano judicial que es designado por voluntad exclusiva del Gobernador,  el Superior Tribunal, está integrado en su totalidad por hombres.-
Nuestra sociedad difícilmente deje de ser machista por dar más puestos legislativos a las mujeres, pero es un avance hacia el lado de la justicia y la igualdad de oportunidades
                               En suma: en los Poderes Ejecutivo y Legislativo de Corrientes, el “dedo” genera una participación femenina baja (ministros del Poder Ejecutivo y legisladores); sin embargo, en el Poder Judicial, los concursos de títulos, antecedentes y examen de oposición (jueces y funcionarios judiciales) producen un crecimiento significativo de la presencia femenina.-
                               Los que integran los estrados judiciales tienen certificada su capacidad a través de los exámenes y los antecedentes, los habrá mejores y no tan buenos, pero todos pasaron por el tamiz de la idoneidad.- En los legisladores la cosa cambia, a ojo de buen cubero tengo para mí que un 70% de los mismos no conocen realmente la Constitución, no tienen capacidad real de debate y no saben redactar un proyecto de ley(que es para lo que están sentados en sus bancas).-
                               Extraigo dos conclusiones muy claras: 1°) cuando hay mérito, las mujeres crecen en participación, cuando hay dedo el machismo se impone; 2°) Mientras continúe la impronta machista, la “discriminación positiva” (cupo) en favor de la mujer, es una buena medida para ir paulatinamente haciendo efectiva la igualdad de oportunidades en los cargos públicos.-
Llegará el tiempo en que para ocupar un cargo público, legislativo o no, se deberá acreditar idoneidad.- Pero a no preocuparse la política, todavía falta mucha evolución cultural para que ello suceda.- Mientras tanto, tenemos lo que tenemos
                               Tarde o temprano el debate se instalará en la Provincia de Corrientes, sobre el incremento del cupo femenino al  50% de la lista de candidatos.- Es una solución de coyuntura, lo definitivo vendrá con la selección por idoneidad, sean hombres o mujeres
                               Llegará el momento que para ser legislador también deberá acreditarse idoneidad, aunque a no asustarse los políticos, que todavía no es el tiempo.- Cuando llegue,  la mujer aumentará su presencia legislativa, no por el antipático cupo legal sino por sus reales méritos.-
                                                           Jorge Eduardo Simonetti
*Los artículos de este blog son de libre reproducción, a condición de citar su fuente
                        
                              
                              
                        

Jorge Simonetti
<p>Jorge Simonetti es abogado y escritor correntino. Se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste. Participó durante muchos años en la actividad política provincial como diputado en 1997 hasta 1999 y senador desde 2005 al 2011.</p> <p>Se desempeñó como convencional constituyente y en el 2007 fue mpresidente de la Comisión de Redacción de la carta magna. Actualmente es columnista en el diario El Litoral de Corrientes y autor de los libros: Crónicas de la Argentina Confrontativa (2014) ; Justicia y poder en tiempos de cólera (2015); Crítica de la razón idiota (2018).</p>
https://jorgesimonetti.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *