Fidel Castro fortuna personal de Castro gran simuladore muerte líder cubano último romántico vida privada de Castro

¿EL ÚLTIMO ROMÁNTICO O EL MEJOR SIMULADOR?

LA FORTUNA DE FIDEL CASTRO
 “Ser rico es malo, es inhumano, así lo digo”
(Hugo Chávez Frías, 2005)
                               “Guantanamera, guajira guantanamera, guantanameeera, guajira guantanameeera”, se escuchaba de fondo al recordado Compay Segundo, mientras gran parte de los cubanos hacía cola en el memorial José Martí de la plaza de la Revolución de La Habana, capital de la isla,  para despedir a su legendario líder, Fidel Castro.-
                               En simultáneo, apenas enfrente, en la capital del destierro cubano, Miami, permanecen los ecos de la fiesta en la calle Ocho de la Pequeña Habana, frente al café Versailles, punto de encuentro del exilio anticastrista, con un sentimiento exactamente opuesto.-
                               Murió Fidel Castro, y con él se terminó por desplomar definitivamente el muro que otrora dividiera el mundo y que hoy apenas aparece como una expresión simbólica en la ínsula caribeña.- Murió, con él, la ilusión de tantos jóvenes de otrora, la de los revolucionarios del poster del Che en el dormitorio.-
La muerte de Fidel entorna definitivamente la época de un mundo políticamente bipolar
                               Es que pocos líderes mundiales duraron tanto en el poder y, a la vez, fueron el eje de una controversia de casi sesenta años, que perforó transversalmente diferentes tiempos del orbe, desde las tensiones de la guerra fría hasta la globalización del siglo XXI.-
                               Desde una pequeña isla del mar Caribe, los barbados de Sierra Maestra vinieron para dar una vuelta de campana a la política mundial, dividiendo de manera drástica las opiniones y fracturando la convivencia de los propios connacionales.-
                               Mucho se escribe por estos  días sobre Fidel Castro, en esta columna apenas quiero hacer algunas reflexiones sobre la vida privada del mandamás de la revolución que derrocó a Fulgencio Batista.-

                               Durante casi sesenta años gobernó con mano de hierro a Cuba, estableció el sistema comunista, eliminó la propiedad privada, introdujo el régimen de partido único, llenó las cárceles de opositores políticos, empujó a muchas familias a navegar sobre puertas para atravesar las aguas del exilio, destruyó todo vestigio de democracia.-
Se vislumbra el paulatino fin de un régimen que convirtió a la isla en un “dejá vu” de los 60
                               Cuba es una pintoresca isla, forma parte de su atractivo una capital (La Habana)  que parece haberse quedado en el tiempo, mirar una foto actual de sus calles nos mete en la máquina del tiempo y nos exhibe un “dejá vu” de los años 60.-
                               Tal parece que, con el castrismo,  el pueblo cubano ha ganado en educación y salud, ha perdido en libertades civiles y políticas, vive de manera humilde a través del reparto regimentado de bienes.- Muchos están contentos, es lo único que conocen.-
                               ¿Vivió Fidel Castro de manera humilde, tal como casi todos los cubanos? ¿Recibió sus raciones como el resto, se limitaron sus ingresos a los 120 dólares mensuales como el de sus coterráneos? ¿Careció de bienes, desdeñó la propiedad privada?
                               En orden teórico, el comunismo es un sistema igualitarista con una base ética superior a la del capitalismo.- En la práctica, ha demostrado ser un método ruinoso que condenó a la gente a convivir con la desesperanza y la falta de incentivos.- Eso lo llevó a la ruina y a su casi desaparición del orbe.-
La épica romántica de los barbados de Sierra Maestra  conquistó a muchos jóvenes, que se hicieron revolucionarios del poster en el dormitorio
                               Los líderes socialistas, en el ámbito ideal de la prédica con el ejemplo, no pudieron demostrar una vida tanto o más austera que la de su propio pueblo, para que la “revolución” no sea una farsa moral.- Conformaron, sin embargo, una casta burocrática privilegiada de cómodo pasar burgués.-
                               En la Argentina de estos tiempos, a modo de justificación se ha escuchado reiteradamente que la corrupción no afecta las conquistas del modelo.- Eso es parcialmente cierto, salvo cuando son los propios líderes los portadores del germen maligno, como en casi todos los casos.-
                               Los gobernantes de la nueva oleada latinoamericana, mezcla de populismo dadivoso y socialismo discursivo, apañados todos ellos por la figura omnipresente de Fidel Castro, evidentemente no tuvieron una vida personal acorde con los principios que decían sostener.-
                               La expresión “ser rico es malo e inhumano” del fallecido líder bolivariano Hugo Chavez,  parece haber quedado sepultada bajo la inmensa fortuna que se le atribuye.- La revista Forbes dice que su hija María Gabriela es la más rica de Venezuela, con un patrimonio de más de cuatro mil millones de dólares.-
                               La familia Kirchner no se ha quedado atrás, es geométrica su evolución patrimonial, se sabe su monto en blanco, se intuye lo oculto, se asegura que integra el exclusivo club de los multimillonarios que hicieron su fortuna con el manejo del dinero público.-
                               Son obvias las dificultades para conocer fehacientemente el patrimonio de cada uno de ellos, precisamente porque han tenido el mando absoluto, la disposición amplia de los fondos, y el secretismo impuesto bajo pena capital.-
                               La vida privada de Fidel, su fortuna personal, son los secretos mejor guardados de la Revolución.- Pero todo se conoce, de a poco, pero se sabe, aún en Cuba.-
La prédica izquierdista, siempre encontró dificultades para justificar el modo de vida de sus líderes en el poder
                               Según la revista Forbes, de cuya veracidad muchos podrían dudar por su naturaleza capitalista, el hombre que introdujo el comunismo en su país, que abolió para todos los cubanos la propiedad privada, se encontraba entre las personalidades de estado más ricas del mundo, con un patrimonio aproximado de 900 millones de dólares.-
                               Es cierto que Castro desafió: “si pueden demostrar que tengo cuentas bancarias en el extranjero, con un solo dólar, renuncio”, con una bravuconada que no alcanzó a despejar las sospechas.-
                               El periodista Keith Flamer afirmó que la vida de lujo atraía a Castro, que vivía más hipócrita y extravagantemente de lo que el mundo sabía.- Estimaba el origen de su dinero en el manejo de una red de compañías estatales, tiendas al por menor y Medicuba (productos farmacéuticos de origen cubano).-
                               Arturo Guzmán Pascual, ex ministro de industria y de otras dos carteras económicas, aseguró que Fidel Castro Ruz disponía a su antojo de la abultada cuenta denominada la “caja del comandante en jefe”.-
                               Quién tuviera el poder absoluto de la isla durante más de 50 años, ha disfrutado de una gran fortuna, compuesta por complejos agrícolas, áreas residenciales y clínicas privadas, según el agente de más alto rango de la inteligencia cubana, el mayor Roberto Hernández del Llano, quién presentó seis horas de filmaciones de la forma de vida de la elite cubana.-
                               Juan Reinaldo Sánchez, que fuera durante 17 años guardaespaldas de Castro, escribió un libro “Las vida oculta de Fidel Castro” (2014), en el que cuenta que Fidel nunca renunció a sus comodidades capitalistas.- Tenía una isla privada llamada “Cayo Piedra”, al sur de Bahía Cochinos, descripta como el “jardín del edén”, dónde compartía con sus amigos más cercanos, entre ellos el nobel Gabriel García Marquez.-
                               Con el escritor colombiano compartía largas jornadas de pesca en su fabuloso yate “Acuarama II” y también de caza en su exclusivo coto al estilo Luis XV.-
                               Para la viuda y los hijos del fallecido, el tema esencial hoy es como poner a salvo la fortuna amasada por el mandamás de la revolución cubana y cada una de sus valiosas propiedades, según el periodistas cubano Yusnaby Pérez.-
¿Murió el último romántico de la revolución o fue el acto final de un gran simulador?
                               A esta altura, casi nadie cree que Castro haya vivido modestamente como el resto de sus compatriotas y menos aún que haya muerto pobre.-
                               Es que los gobernantes de izquierda,  han tenido una tensión permanente entre lo que predican para los demás y su vida personal, una discordancia casi vital que deslegitima toda pretensión ejemplificadora.- Repudian el capitalismo, sumergen a sus gobernados en un justo reparto de pobreza,  mientras ellos se valen del dinero público para reunir inmensas fortunas.-
                               Por ello, casi es obligatorio el interrogante acerca del verdadero Fidel Castro.- ¿Murió el último romántico de la revolución comunista, el líder carismático que desde la selva derrotó al capitalismo y convirtió a su país en un edén de igualitarismo? o ¿significó su muerte el acto final de un gran simulador, un farsante que montó un drama para un público incauto, mientras el reía entre bambalinas?
                                                           Jorge Eduardo Simonetti
*Los artículos de este blog son de libre transcripción, a condición de citar su fuente
                              
                              

Jorge Simonetti
<p>Jorge Simonetti es abogado y escritor correntino. Se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste. Participó durante muchos años en la actividad política provincial como diputado en 1997 hasta 1999 y senador desde 2005 al 2011.</p> <p>Se desempeñó como convencional constituyente y en el 2007 fue mpresidente de la Comisión de Redacción de la carta magna. Actualmente es columnista en el diario El Litoral de Corrientes y autor de los libros: Crónicas de la Argentina Confrontativa (2014) ; Justicia y poder en tiempos de cólera (2015); Crítica de la razón idiota (2018).</p>
https://jorgesimonetti.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *