fanatismo grieta impunidad cero intolerancia justicia oportunismo judicial Plan de Gestión Justicia 2020

UNA GRIETA PARA ENTREVER LA LUZ

INTOLERANCIA, FANATISMO Y JUSTICIA.- El Presidente Mauricio Macri encabezó el lanzamiento del Plan de Gestión de “Justicia 2020”,junto al Ministro de Justicia Germán Garavano y al Presidente de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti.- El acto se llevó a cabo en el Centro Cultural “Néstor Kirchner, todo una paradoja.-
                               El objetivo declarado del encuentro es lograr una justicia ágil, eficiente y creíble, en la que el valor “impunidad cero” se consagre en la cúspide de la pirámide, especialmente en cuánto a los delitos de narcotráfico y corrupción pública.-
                     Cierto es que los temas económicos y laborales representan los asuntos urgentes de los que el gobierno debe ocuparse prioritariamente, pero si hay una cuestión importante que define la diferencia entre una sociedad civilizada y otra primitiva, ésa es el funcionamiento adecuado de su Poder Judicial.-
                               Quizás hayan pasado los tiempos de la definición de la justicia como valor absoluto, al decir de Cicerón “la gloria que corona las virtudes, reina y señora de todas ellas”.-
                               Su sentido moderno nos conecta más con una justicia atenta e informada, viviendo el mundo de los mortales y muy alejada del intemporal olimpo de los dioses.- No es la justicia ciega, sorda y muda de antaño, es la justicia conectada con el entorno.-
                               “Tres niños están riñendo sobre cuál de ellos debe quedarse con la flauta.- Ana reclama el instrumento argumentando que es la única de los tres que sabe tocarlo. El segundo niño, Juan, dice que debería quedársela él porque es tan pobre que no tiene nada más con que jugar. Carla, por último, afirma que la flauta debería ser suya porque fue ella quien la hizo.- ¿Quién debería quedársela?…Al final, la decisión dependerá del peso relativo que el juez conceda a las necesidades de los tres niños y a cuestiones como la expresión artística y el auxilio de la pobreza”.- La fábula de la flauta fue relatada por el economista y filósofo indio, ganador del Premio Nobel, Amartya Sen, en su elogiado libro “La idea de la justicia” (2009), su idea crucial es que no hay una respuesta que sea absoluta y objetivamente “correcta”.-
                     Coincido con la visión del genial indio.- La justicia humana genera verdades parciales, subjetivas, opinables.-

                               Si nos imbuimos del adecuado espíritu, todos tenemos un sentido de justicia, más propiamente una conciencia de la injusticia, de manera natural, casi instintiva.- Por el contrario, si somos militantes fanáticos de los prejuicios y los preconceptos, seguramente veremos nuestras creencias como verdades absolutas, haciendo un culto de la intolerancia.-
                               Sin embargo, aun cuando los parámetros absolutos no existen, cierto es que no todo es lo mismo.- No es lo mismo justicia que venganza, no es lo mismo juez justo que juez oportunista, no es lo mismo la guillotina francesa que la sentencia jurídica.-
                               La necesidad de la reconversión judicial sobre bases republicanas e institucionales, marcan la punta del hilo de una  gruesa madeja que hay que desenrollar, en un tiempo en que el narcodelito y la malversación del dinero público han penetrado las bases mismas de la convivencia.- En realidad, son dos caras de una misma moneda: la corrupción, tanto pública como social.-
                               La corrupción es una enfermedad oportunista, como el Sida,  ataca el cuerpo comunitario cuando las defensas institucionales y morales se encuentran bajas, aun  cuando en la Argentina del siglo XXI se haya hecho lo imposible para exhibir impúdicamente su costado genético.-  Si la defensa institucional, la justicia, se encuentra débil, seguramente la enfermedad se extenderá por todos los estratos del poder y penetrará las capas del tejido social.-
                     El problema de la corrupción no es la corrupción misma, sino la impunidad.- El problema de la sanción penal tardía no es la sanción misma, sino la incredulidad que puede generar en el sistema judicial.- 
Por ello decimos de la importancia del Poder Judicial, porque si la gente no confía en el trabajo de sus jueces, el andamiaje indispensable de la credibilidad pública puede caer estrepitosamente, inaugurando un tiempo del vale todo como preludio de la disolución de las formas civilizadas de convivencia.-
                               Cuando se advierte que el magistrado tiene un ojo destapado, no para mirar la realidad sino para escudriñar los tiempos políticos, los valores huyen despavoridos.- Aunque más vale tarde que nunca, no es buen mensaje que los jueces hagan hoy lo que debieron hacer ayer.-                   
                     Pero también es cierto que, cuando la sociedad está invadida por un espíritu de venganza, la justicia como valor escapa por la puerta del costadoy los jueces se convierten en meros instrumentos circunstanciales de las tendencias sociales y del poder de turno.-
                               No existe una necesaria correlación de proporcionalidad directa entre lo que la gente quiere y lo que el juez debe.- Si existiera, los que usufructúan el poder, a título del triunfo electoral, estarían a salvo de la acción de la justicia, así como los que pierden serían las víctimas propiciatorias.- No en vano se dice que el Poder Judicial es contramayoritario, su función es precisamente equilibrar la balanza, controlando a   los que mandan.-
                               Pero no siempre los hombres encargados de impartir justicia están al nivel de sus graves responsabilidades.- A esta altura de los acontecimientos, es tiempo de preguntarse si los jueces no deberían explicarle algo a la sociedad.-
                               Deberían decirnos por que antes no y ahora sí, darnos las razones de las dos velocidades según sean los tiempos políticos, explicarnos las ejecuciones extemporáneas de sentencia.- ¿Son los jueces libres de manejar los tiempos judiciales? ¿Existe bajo su pie derecho un acelerador que es pisado a fondo o levantado a gusto y conveniencia propios?
                               Vivimos un tiempo atravesado por el prejuicio y la desconfianza, sólo una actuación insospechada de los hombres de la toga y la balanza puede contribuir para neutralizarlo.- Pero los jueces son seres humanos, integrantes también de una sociedad que está más proclive a conectarse con los disvalores de la venganza y el fanatismo, que con los principios de la justicia y la tolerancia.-
                     Aquello que se dio en llamar la grieta, esa porfiada y drástica división entre iguales, entre argentinos de a pie, entre uno mismo y el prójimo (próximo), ni antes ni ahora da buenos resultados para una vida razonablemente bien vivida.-
                               Antes que una fractura, ésa que nos ha convertido a los argentinos de uno y otro sector en expertos zapadores,   prefiero ver la grieta con sentido positivo, aquél que le confiere un valor de corte a las diferencias, y que termina por zanjar las contradicciones hacia caminos de cohesión social.-
                               Ese modo positivo de administrar las cosas, es lo que nos genera mejores expectativas de vida.- De tal modo, serán aplicables a nuestra inteligencia social,  las palabras del poeta, novelista y cantautor canadiense Leonar Norman Cohen, cuando dijera que “hay una grieta en todo, así es como entra la luz”.-
                                                 Jorge Eduardo Simonetti
*Los artículos de este blog son de libre reproducción a condición de mencionar su fuente
                                

Jorge Simonetti
<p>Jorge Simonetti es abogado y escritor correntino. Se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste. Participó durante muchos años en la actividad política provincial como diputado en 1997 hasta 1999 y senador desde 2005 al 2011.</p> <p>Se desempeñó como convencional constituyente y en el 2007 fue mpresidente de la Comisión de Redacción de la carta magna. Actualmente es columnista en el diario El Litoral de Corrientes y autor de los libros: Crónicas de la Argentina Confrontativa (2014) ; Justicia y poder en tiempos de cólera (2015); Crítica de la razón idiota (2018).</p>
https://jorgesimonetti.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *