bolivariano cadena nacional cristina elecciones exilio kirchnerista Macri majunche modelo pitiyanqui revolución Scioli Venezuela Víctor Hugo

CARTA DE UN KIRCHNERISTA A UN BOLIVARIANO

EXILIO VOLUNTARIO
Querido compañero:
                               Aquí en Buenos Aires es un día gris aunque esté despejado;  la ventana me acerca un paisaje de hojas amarillas cayéndose de los árboles.- Sabrás disculpar, no es que no sepa que es primavera, es mi ánimo el que está otoñal.-
                               Es domingo, día de elecciones en Argentina, la segunda vuelta para elegir Presidente.- No sé si voy a ir a votar, lo haré si puedo levantarme de la cama y superar esta tristeza infinita que me invade de sólo imaginar que en apenas diecinueve días no estará Cristina al mando del Estado.- Pensar que parecía la única dueña del poder y que todos nos quedaríamos a vivir en él para siempre.-
                               Lo que es peor, gane quien gane, en estas estas elecciones habrá perdido el modelo, ése que supieron construir Néstor y Cristina y que creímos eterno,  interminable, trascendente, único.- ¡Cómo vamos a extrañar el relato que supimos imponer patrióticamente para felicidad de todos los argentinos y argentinas!
                               Cómo diría Víctor Hugo, ese filósofo del micrófono que supimos adquirir: “Habrá que tragarse el sapo, con una enorme melancolía” ¡Y sí, otra no nos queda!

                                No creo que podamos ejercitar la resistencia revolucionaria.- Los mullidos sillones del empleo público bien rentado desde dónde hicimos la revolución, no da para eso, menos desde el llano.- Apenas si nos queda el recurso de hacernos lo más chiquitos posible, a ver si no se dan cuenta de nuestra presencia en los listados de los organismos que copamos.-
                               Soy pesimista, no creo que vaya a tener tanta suerte de quedar prendido a la teta estatal.- Por ello te pido que vayas buscando un hotel para mí en la cálida Caracas, tal vez me adelante y me vaya del país, a seguir gozando de los frutos de la revolución bolivariana que en estas tierras supimos replicar en parte.-
                               ¡Ah! si te es posible, consígueme lugar para unos cuántos, porque voy a marcharme con varios compañerosque ya anunciaron su exilio voluntario, algunos te resultarán conocidos, cómo Brancatelli, ese periodista militante que no le hizo asco a los beneficios de la obsecuencia, y Manuel Quieto, de la Mancha de Rolando, que supo alegrar los escenarios nac&pop compartiendo micrófono con Amado Boudou.-
                               Lo bueno de trasladarme a  Venezuela, es que voy a extrañar menos a la Argentina.- Es cierto, no enrojeceré mis manosaplaudiendo la cadena nacional de cada semana con la que la compañera Cristina denostaba a unos y a otros, pero me contentaré con las largas peroratas de Maduro, que seguro me arrancará una sonrisa con algunos de sus furcios.-
                               Será como estar en casa y, en algunos aspectos, mejor que en casa.- No serán las familias argentinas buscando con lupa los “precios cuidados” las que atraerán mi atención, pero más excitante será observar las largas colas que los venezolanos realizan para conseguir un poco de pan,  un litro de leche o dos huevos, previa presentación de su documento de identidad.- ¡Uds. sí que nos ganaron, compañero bolivariano!
                               Recordaré a Néstor, es cierto desde lejos, pero el comandante Chávez es un buen sustituto para ensalzarlo, ver su nombre en todas las calles, en todas las plazas, en todos los edificios públicos, en todos lados.- Y soñar, soñar que ya no será un pajarito sino dos, juntos, ala con ala.-
                               En esas cálidas tierras no se anduvieron con “chicas”, ni con la justicia, ni con los opositores, ni con la prensa.- Le juntaron la cabeza a todos los “majunches”.-
                               A los jueces díscolos, directamente los metieron presos.- Eso sí que es el modelo en su mejor expresión.- Recordarás el caso de la jueza María Lourdes Afiuni, presidenta del Tribunal de Control de Caracas, que por una decisión en contra del gobierno, fue encarcelada por orden televisiva de Chávez, que pidió su detención y treinta años de cárcel.-
                               A nosotros nos faltó tiempo.- No pudimos, como allá, encarcelar a los opositores.- ¡Cómo disfruté cuando iban derechito a la cárcel sin tantas vueltas, ni debido proceso ni que ocho cuartos! Así recibieron su merecido el alcalde de Caracas (preso hace 9 meses sin proceso), el líder opositor Leopoldo López, condenado a 14 años de prisión,  Iván SimonovisRaúl Baduel y muchos otros.-
                               ¡La forma con que arrasaron con la prensa fue genial! Nosotros hicimos un gran pool de medios oficiales, y con la pauta compramos muchos privados, pero no nos alcanzó, quedaron en pié los medios concentrados del Grupo Clarín.- En Venezuela, en cambio, ya no queda prensa independiente, hasta Globovision fue cooptada.- ¡Abajo con el concepto burgués y neoliberal de la libertad de expresión!
                               ¡Sí que los bolivarianos hacen muy bien las cosas¡ La inflación anual supera el 100%, nosotros apenas el 30%.- El dólar paralelo vale más de cien veces que el oficial, el nuestro apenas un 60 % arriba.-
                               Scioli, más que campaña del miedo hizo campaña de la risa aquí en nuestro país.- “Si perdemos, saco el ejército a las calles”, dijo Maduro en referencia a las parlamentarias del 6 de diciembre en Venezuela.- Eso sí que es revolución: nos quedamos por las buenas o por las malas.-
                               Revisando la historia, encuentro una explicación al mayor éxito de la revolución venezolana.- Bolívar fue un libertador que amó el poder por sobre todo, como nosotros; San Martín, en cambio, un libertador que amó más que nada la libertad.- Allí está la diferencia, y el secreto de Guayaquil.-
                               Ahora mismo ya nos acusan injustamente de haber vaciado el estado, cuando en realidad lo vamos a dejar lleno, lleno de camporistas en todos los órganos públicos, salvo, claro está, el Banco Central, el único lugar que quedará vacío…de reservas.- 
                               Me pregunto si no les preocupa a los votantes el altísimo riesgo de un  brusco incremento de la tasa de desempleo cuando dejen a los compañeros y compañeras fuera de los puestos públicos que supimos conseguir.- En estos tiempos egoístas, ya no  hay ninguna solidaridad con los que hicimos la revolución desde los sillones públicos.- Por las dudas, por una cuestión de continuidad revolucionaria,  fíjate si no quedan algunos puestitos en el estado bolivariano.-
                               Desde ya rezaré que no les pase como a nosotros, que el imperialismo “pitiyanqui” no les haga perder la elección, porque allí sí que no sabremos dónde carajo ir.- Ni Cuba es ya la misma, tan ocupados que están en pactar con los norteamericanos, y para colmo el compañero Ahmadineyad no es ya el Presidente de Irán.-    
                               Estoy  buscando en Once una camisa colorada, tengo que llegar con los colores bolivarianos.- Pero prenderé orgulloso en el pecho, esos pines de él y de ella que nos entregaron en los festejos del Bicentenario.-
                               Si no te importa, para no extrañar demasiado tal vez lleve como acompañantes a Amado y a Aníbal, también quizás a D’Elía y a Hebe, supongo que habrá un lugarcito para ellos, fueron los símbolos del modelo, no los podemos dejar tirados.-
                                ¡Viva la revolución, carajo!, gritaré cuando abandonemos la primera clase del avión de Aerolíneas Argentinas y comencemos a descender en el aeropuerto de Caracas, aunque el Che me mire mal desde el afiche.-
                               Me despido compañero, ¡hasta la victoria, siempre!
POST DATA: ¡Ah! por favor, que el hotel sea de cinco estrellas, como cuando íbamos en delegación a Nueva York o a Seychelles.- Si hay pobreza, que no se note.-
                                                           Jorge Eduardo Simonetti
                                                        
                              
                              
                        
                              
                              
                              
                              

Jorge Simonetti
<p>Jorge Simonetti es abogado y escritor correntino. Se graduó en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste. Participó durante muchos años en la actividad política provincial como diputado en 1997 hasta 1999 y senador desde 2005 al 2011.</p> <p>Se desempeñó como convencional constituyente y en el 2007 fue mpresidente de la Comisión de Redacción de la carta magna. Actualmente es columnista en el diario El Litoral de Corrientes y autor de los libros: Crónicas de la Argentina Confrontativa (2014) ; Justicia y poder en tiempos de cólera (2015); Crítica de la razón idiota (2018).</p>
https://jorgesimonetti.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *